YPF absorbió 70 empleados en Refinería San Lorenzo

La petrolera estatal YPF tomó posesión en la última semana de las instalaciones del complejo que perteneciera a la firma Oil Combustibles y por el cual pagó 85 millones de dólares en el marco de la subasta de los bienes de la quiebra de la empresa Cristóbal López. Como medida inicial, absorbió 70 de los 250 trabajadores que se venían desempeñando en el establecimiento y que fueron indemnizados.

La medida instrumentada por YPF fue la primera de un largo proceso que todavía no arroja demasiadas certezas. Desde el Sindicato Unidos Petrolero e Hidrocarburíferos (Supeh) son cautelosos a la hora de presagiar el futuro del predio que suma la histórica refinería que tiene 80 años, un puerto propio, un parque de tanques de almacenaje, y una planta de producción de asfalto, entre otras dependencias.

Aunque todavía ni se asoma la posibilidad de que allí se vuelva a refinar petróleo, YPF inició un proceso para saldar un déficit ambiental que se generó desde que cerró la refinería y una serie de refacciones clave.

“No se trata del reinicio de la producción de combustibles. Para eso hace falta un desembolso altísimo que veremos si YPF está dispuesta a asumir. Por lo pronto se comenzaron a remediar algunos pasivos en materia ambiental y, en segundo término, se propusieron reacondicionar gran parte de las instalaciones”, enumeró Gerardo Canseco, secretario general del Supeh San Lorenzo, en contacto con El Litoral.

A juzgar por el referente sindical, si la nueva controladora del complejo petrolero “no encara estas tareas, cualquier proyecto de reactivación a futuro no tendría sustentabilidad”. Desde el gremio plantean que Oil no cumplía con los estándares operativos en la refinería. En rigor de verdad, Cristóbal López ni siquiera pagaba las obligaciones tributarias que le correspondían en la firma y por eso fue a quiebra con un pasivo tributario millonario.

Desde que se concretó la adquisición del complejo petrolero por parte de YPF -en sociedad con la firma Dapsa, que hoy es quien se dedica al abastecimiento de combustibles a las estaciones de la red Oil- los gremios que nuclean a los trabajadores cesanteados reclamaban certezas respecto del futuro que en parte se han concretado ahora con los primeros pasos que está dando la compañía estatal.

Entre las acciones a realizar en los inmediato, figura el objetivos de coordinar las operaciones de las instalaciones recién adquiridas con el resto de las dependencias que ya tenía YPF en San Lorenzo.
“La petrolera de bandera cuenta en la ciudad al norte de Rosario con una planta de despacho de camiones, una terminal de despacho de GLP y una boca de su poliducto”, mencionó Canseco, que recordó de hecho, que la refinería fue construida en su momento por YPF que se desprendió de ella en 1993.

No resultaría extraño que el refinado sea una instancia que se postergue para años venideros. “Hay antecedentes de petroleras que han adquiridos plantas y por el momento las mantienen paralizadas aguardando mejores condiciones en el mercado local y global de los combustibles”, manifestó Canseco. Un caso claro es el de la multinacional Trafigura -que participó en la compulsa para quedarse con los activos de Oil- que compró refinería en Bahía Blanca y hoy dichas instalaciones están paradas.