«Vengo a ser campeón», dijo el nuevo DT de Colón

Mientras el flamante entrenador de Colón eligió las hermosas playas de Santa Marta, no tan lejos de su querida Barranquilla, tanto su hijo Alejandro como el representante Sergio Grecco estuvieron en las últimas horas en la ciudad reunidos con los dirigentes sabaleros. A su vez, en una de las tantas recorridas periodísticas en Colombia, el propio Comesaña dijo: “Vengo a ser campeón” cuando lo consultaron por sus objetivos deportivos en el banco de Colón.

Luego, el entrenador de 70 años amplió su idea: “Daré todo de mí para hacer de éste o sea Colón un club enorme”. En cuanto a lo que genera su desembarco en Santa Fe explicó: “Estoy muy feliz de haber llegado a Santa Fe a un club tan grande como es Colón. Es un reto en mi carrera llegar a dirigir a la Argentina, una liga muy competitiva y con equipos de tanta jerarquía y nivel”.

Para el profesor Comesaña, el colombo-uruguayo como lo apodan en Barranquilla, son horas de felicidad, descanso y recargue de pilas. Por eso las playas de Santa Marta, al lado del mar. Luego de ganar otro campeonato con el Junior y a pesar del muy buen ofrecimiento para renovar, Comesaña pegó el portazo en el Tiburón rojiblanco. Y luego de un par de horas de incertidumbre, llegó el acuerdo con Colón.

En Santa Fe, fueron recibidos por el presidente José Néstor Vignatti junto a Patricio Fleming, José Alonso y Horacio Darrás en el Hotel de Campo. Además de terminar de cerrar los detalles del contrato que vinculará a Julio Comesaña con Colón hasta el 2020, el hijo del DT aprovechó para conocer y recorrer estadio, predio y posibles lugares de entrenamiento. Incluso, logró recorrer algunos barrios privados donde podría vivir su padre mientras se haga cargo del plantel profesional sabalero.

Hay que recordar que la idea es que el DT campeón con el Junior de Barranquilla pueda estar el 2 de enero en Santa Fe juno al PF Jorge Franco para comenzar la pretemporada. Por ahora, no se conoce quién será su ayudante de campo en el fútbol argentino, como consecuencia que el colombiano Luis Grau prefirió quedarse en tierras cafeteras.