Unión quiere seguir dando que hablar en la Superliga

El regreso al trabajo del plantel de Unión no trae mayores novedades en una semana que le va a servir a Madelón para ajustar los pocos detalles que habrá observado como deficitarios en la última presentación ante Rosario Central.

Contra Racing, el DT tatengue modificó el equipo estable, que se recita de memoria, pensando en el adversario: puso a De Iriondo para que Mauro Pittón se aboque a la misión de marcar al chileno Díaz, uno de los ejes futbolísticos del puntero del torneo.

Dos semanas después, en el partido siguiente de visitante, pensó en su propio equipo para incluir a Zurbriggen y de esa manera liberar a los marcadores de punta y a los volantes laterales, sumando gente al medio y poblando con mayores posibilidades de manejar la pelota ese sector.

Salió muy bien la estrategia, Unión fue dominador claro y absoluto del partido y lo ganó por una inusual diferencia. El 4 a 0 no llegó como consecuencia de la eficacia ofensiva, que la tuvo, sino porque se jugó realmente bien. Y de un cambio a priori defensivo, como lo significó la entrada de un defensor (Zurbriggen) por un delantero (Troyansky) se logró algo que el equipo no lograba desde hacía tiempo: ganar por una buena diferencia y de visitante.

Todo indica que Madelón mantendrá el equipo. Si bien todavía restan varios días hasta el domingo (el partido con Argentinos Juniors en La Paternal dará comienzo a las 15.30), se especula que el DT mantendrá lo que tan buen resultado le dio, también jugando como visitante, en Rosario.

Se encontrará con un rival en baja, con un técnico que sólo dirigió dos partidos -Ezequiel Carboni- y que ya está cuestionado por la hinchada de los Bichos Colorados. Esa necesidad de ganar puede llevarlo a la desesperación. Eso es lo que, seguramente, va a tratar de capitalizar Madelón para hacer un partido inteligente que lo lleve a lograr otro buen resultado para afrontar luego dos encuentros consecutivos como local: Godoy Cruz y Patronato.