Unión pagó el operativo y se juega sin problemas

Unión, que es local de Tigre desde las 17.45 de este sábado, no había pagado el operativo policial y desde el Ministerio de Seguridad de Santa Fe expresaron su preocupación por el incumplimiento de la ley que asegura que para eventos especiales como un partido de fútbol, el pedido debe ser realizado con al menos tres días de anticipación con el correspondiente depósito bancario, algo que no se estaba cumpliendo.

Por ley, la policía podía no prestar servicio y obligar a suspender el partido, pero la predisposición estaba dada para que la situación tuviera una resolución favorable, la dirigencia del Tatengue hizo el depósito correspondiente y todo quedó listo para el encuentro, que ya no corre riesgos de suspensión.

La expectativa de los hinchas tatengues es tremenda, porque a pesar de las bajas importantes (la experiencia de Nereo, el pase seguro de Acevedo), el equipo dio la cara. Y le ganó a domicilio a un rival que todos elogiaron y elogian en el fútbol argentino.

Además del ruidoso cambio de arquero (lo del pibito Marcos Peano), el entrenador fue capaz de mover piezas sin perder intensidad. Todo lo contrario. Corvalán de “3”, Bruno por afuera al costado de Mauro, y Fragapane en el viejo puesto de abrelatas arriba. Se la jugó Leo, cambió, sacudió el equipo y una vez más el grupo le respondió.

Es por eso que ahora, de cara a la revancha, no toca nada. Enfrente estará un diezmado Tigre de mitad para atrás, pero con todo el menú amplio de opciones para atacar en Santa Fe, algo a lo que está obligado para dar vuelta la serie ante Unión.

Un gol del dueño de casa es como que prácticamente liquida el cruce, pero cualquier pelota que vaya a la red de Peano lo pone con vida a Tigre en el estadio 15 de Abril. Es por eso que el cruce es atrapante en los papeles previos, mucho más por cómo juegan los dos equipos, siempre pensando en el arco de enfrente.

Desde el vamos, Unión le dio seriedad profesional a la participación en esta nueva Copa Superliga. Primero los tucumanos de San Martín, ahora Tigre antes de los cuartos de final. Si bien es fútbol, el equipo es como que “casi está” en la otra ronda.

Gran mérito de Madelón de cambiar y reinventar a su rendidor equipo. Luego del golpe de los penales en la altura de Quito por la Copa Sudamericana y del inesperado traspié con Barracas Central por la Copa Argentina, Unión dio señales de vida. Y quiere sacarse esa espina con la Copa Superliga.