Un promedio de 20 micros ilegales por día salen de Rosario a La Salada

Alrededor de 30 micros salen por día de Rosario con el objetivo de realizar tours de compras en Buenos Aires, en destinos de Capital Federal y provincia.

De éstos, entre 10 y 12 son legales, según números de la Terminal de Omnibus Mariano Moreno, y se presume que un promedio de 20 lo hacen de manera clandestina a los centros comerciales de Once, Flores y La Salada.

La Salada es una megaferia de indumentaria ubicada en el partidode Lomas de Zamora que abre los lunes, miércoles y sábados, incluso los días feriados. Como sólo trabaja de 8 a 14, los tours integrados en su mayoría por comerciantes que se abastecen de mercadería para luego vender los productos en Rosario salen por la madrugada, entre la 1 y las 2, en búsqueda de aprovechar toda la jornada.

Las empresas que realizan el traslado permanecen en la feria un promedio de cinco horas antes de emprender la vuelta, y tienen un costo que varía entre los 600 y los 1.100 pesos, según la situación legal del vehículo y los destinos elegidos, que a veces son combinados, encareciendo el precio. Algunos tienen un límite de bultos, y otros cobran un extra por cada unidad que entra a la bodega.

Los servicios legales parten de la Terminal de Rosario, pero existe una profusa oferta ilegal de coches que, al no cumplir la normativa, salen desde puntos no permitidos para evadir la posibilidad de un control. Estos lugares, según investigó este diario, son Avellaneda y Córdoba; el Monumento a la Bandera; la plaza Sarmiento; Alberdi y Vélez Sarsfield; Juan José Paso y Provincias Unidas; Provincias Unidas y Mendoza; y Eva Perón y Circunvalación, entre otros.

Pero, llamativamente, también lo hacen a metros de la Terminal, por calle Castellanos entre Córdoba y Santa Fe. Cualquier día de la semana, y hasta los sábados, puede verse con el caer de la tarde cómo paran ilegalmente colectivos de los cuales se bajan pasajeros cargados con paquetes y bolsones de diferentes colores. En el lugar esperan pick-ups, camionetas y otros vehículos para llevarse la carga de los compradores. Una de las empresas que incurre en esta práctica también tiene coches que salen con todos los papeles desde adentro de la estación, es decir, funciona con micros en blanco para dar una fachada legal mientras despacha otros en negro hacia Buenos Aires.