Un arbitro que benefició a Argentina, suspendido de por vida

La Comisión de Ética Independiente de la FIFA ha suspendido a perpetuidad al exárbitro nigerino Ibrahim Chaibou, al que halló culpable de aceptar sobornos.

«Como consecuencia, Chaibou ha sido inhabilitado de por vida para toda actividad relacionada con el fútbol (administrativa, deportiva u otras) tanto en el ámbito nacional como en el internacional. Además, se le impone una multa de 200.000 francos suizos», explica la FIFA en un comunicado.

La suspensión, comunicada a Chaibou con fecha 22 de enero de 2019, entra en vigor con efectos inmediatos», precisa.

Chaibou fue uno de los árbitros que participó en sobornos relacionados con varios partidos amistosos previos al Mundial de fútbol de Sudáfrica 2010 pagados por mafias que buscaban beneficios a través de las apuestas, según un informe confidencial de la FIFA desvelado por el diario The New York Times.

Entre aquellos partidos, The New York Times destacó el caso del amistoso que enfrentó a Sudáfrica y Guatemala antes de la cita mundialista, en el que el conjunto local se impuso por 5-0 con varias decisiones arbitrales muy discutidas. Chaibou, que señaló dos penaltis por manos inexistentes, ingresó horas antes del encuentro una gran cantidad de efectivo, hasta 100.000 dólares, en una sucursal bancaria sudafricana, según reveló el periódico en su edición digital.

En el amistoso que Argentina disputó ante Nigeria el 1° de junio de 2011 en el Abuja Stadium de los locales, la selección que por entonces dirigía Sergio Batista caía 4-0 cuando el juez, en lugar de terminar el partido a los 90 minutos, decidió agregar ¡ocho! minutos más, y en el último instante sancionar un penal por una mano inexistente a favor de la Albiceleste. Mauro Boselli marcó el gol y se dio por finalizado el cotejo ante la atónita mirada de los jugadores de ambos equipos.