Tres crímenes en pocas horas

En Ayacucho al 4000. Mauricio Sandimio, de 25 años, estaba en la puerta de su vivienda cuando antes de las 22 del miercoles, dos atacantes en moto abrieron fuego contra él.

Las balas le provocaron un orificio de entrada en brazo derecho y orificio de salida en axila lado izquierdo, resultando fatal para la víctima que murió en el Hospital Provincial.

En Magallanes y Navarro, en la madrugada del jueves 3:30 hs , sicarios se cobraron la vida de un adolescente. La víctima fue identificada como Nahuel R., de 16 años, que recibió un disparo de arma de fuego en el abdomen y murió minutos después en el HECA.

Personal policial patrullaba la zona cuando encontraron a un hombre y un adolescente. El mayor de ellos dio cuenta que momentos antes, mientras caminaban por el lugar , se presentaron dos hombres. Uno de ellos sería un «soldadito» de la zona. Según señaló, uno de los dos abrió fuego contra el chico, quien no vivía con los padres y habría sido papá hace varios días atrás.

El tercer crimen se registró en Pueyrredon al 4000. Allí se encontró el cuerpo de Martín G, de 35 años, atado, con la boca y los ojos tapados.

Según las primeras informaciones, la víctima murió por asfixia. En su vivienda faltaban elementos de valor y fuentes policiales revelaron que en la esquina de la casa se observó a un joven de rastas, quien era pareja ocasional del hombre fallecido, y que se retiró del lugar con una mochila de la víctima. En el domicilio donde se cometió el ataque no había puertas o ventanas violentadas.