Tragedia en el bloqueo a Electrolux: un trabajador se descompensó y murió

El conflicto laboral que se viene dando en Electrolux sumó un episodio fatal cuando en la tarde de este miércoles un delegado gremial de la UOM falleció de un paro cardiorrespiratorio en medio de incidentes en las puertas de la empresa. Según contaron desde la Unión Obrera Metalúrgica, el delegado Edgardo Benedetti, trabajador de CYM Materiales, sufrió un infarto cuando crecía la tensión entre quienes mantenían el bloqueo en la planta de Batlle y Ordóñez al 3400 y los trabajadores que habían resuelto en asamblea volver a sus labores, y que en la jornada descargaron a mano un camión con insumos para la planta. “No se permitió el ingreso de una ambulancia para atenderlo, por lo que falleció en el lugar”, acusó el gremio metalúrgico, lo cual fue negado en forma terminante por abogados que representan a empleados cesanteados, quienes además acusaron a la UOM de mantener un “accionar patoteril y propatronal” en el conflicto en la firma multinacional de línea blanca.

Los abogados Celina Tidoni y Agustín Comas acusaron al gremio metalúrgico de transmitir versiones “falseadas” de los hechos: “En ningún momento el día de hoy (por este miércoles) se interrumpió el paso de ninguna ambulancia para entrar o salir de la planta. Esto se trata de una mentira alevosa de la UOM”, sostuvieron. Y adjuntaron un video en el que no sólo pasa una ambulancia sino dos: unidades de terapia intensiva móvil de Ecco primero y de Emerger pocos instantes después.

Aunque la secuencia filmada no refleja si antes se había demorado o no el ingreso, los letrados negaron que eso hubiera ocurrido. “Lo que sucedió fue el fallecimiento por un infarto de un delegado de otra empresa que fue llevado allí por la dirección de la UOM. Es repudiable y deleznable que la dirección de la UOM quiera utilizar este hecho, una vez más, contra los trabajadores despedidos que reclaman legítimamente por sus puestos de trabajo”, se plantaron los letrados, que enunciaron así otro tipo de conflicto: ya no sólo con Electrolux por cesantías, sino también con el propio gremio metalúrgico. “Electrolux realizó despidos ilegales avalados por la conducción de la Unión Obrera Metalúrgica, jamás se impidió el ingreso y el egreso de ninguna persona o vehículo por fuera de los camiones que intentaban ingresar insumos o retirar productos terminados”, insistieron los abogados, que esgrimieron como “prueba de esto” que operarios, administrativos y miembros de la gerencia ingresaron a planta “con normalidad durante todos estos días, incluyendo sus vehículos” particulares. “Además de esto, ingresaron cotidianamente camiones que trasportaban alimentos, camiones atmosféricos y camiones de caudales, entre otros vehículos”, insistieron.

Tidoni y Comas concluyeron acusando al gremio de apelar a prácticas que cometió en el pasado: “La UOM dispuso de una patota para intentar levantar el acampe por la vía de la represión paraestatal. Esto consta en numerosas fotos y videos, donde se ven personas ajenas a la empresa, con distintivos de la UOM o de otras empresas, que comenzaron a hostigar y agredir a los que se encontraban presentes, pudiendo entrar y salir de la empresa libremente, por disposición de Electrolux”.