Sin recursos se complica la situación de los municipios

El mes pasado alrededor de 40 localidades no pudieron pagar salarios en tiempo y forma. El mes que viene “van a ser más del doble”. Las disputas políticas en la Legislatura demoran la reforma del Fondo de Obras Menores, que les aseguraba más fondos.

Hay cada vez más municipios y comunas con problemas financieros que les impiden cumplir en tiempo y forma con el pago de los sueldos. Los intendentes esperaban una respuesta de la Legislatura, donde se discute la autorización para que puedan destinar a gastos corrientes hasta la mitad del Fondo de Obras Menores. La aprobación de esa ley se dilata en medio de la discusión sobre si las ciudades de Rosario y Santa Fe deben formar parte de ese fondo, en un contexto de caída de los recursos que impacta de lleno en las finanzas municipales.

Entre 30 y 40 localidades no pudieron pagar los salarios de agosto y pidieron anticipos de coparticipación a la provincia. Uno de los paliativos para enfrentar el momento de crisis es la reforma de la ley de Obras Menores, que ahora volvió al Senado y demandará al menos dos semanas más. Eso hará que se profundicen los problemas económicos en los municipios y las comunas; según el diputado oficialista Gabriel Real, el mes que viene “van a ser más del doble” las localidades que no puedan cumplir con los salarios en tiempo y forma.

La caída de la recaudación provincial, producto de la recesión causada por las políticas nacionales, impacta de lleno en las finanzas de las localidades. El déficit fiscal provincial fue de 10.500 millones de pesos al cierre del primer semestre; desde el PJ aseguran que se duplicará para fin de año (el presupuesto establecía un rojo fiscal anualizado de 6.000 millones). Todo ello a pesar de que desde diciembre de 2015 la Nación le restituyó a Santa Fe el 15% de la coparticipación federal que era retenida a favor de la Ansés.

Además, por las medidas fiscales lanzadas por la Nación después de la derrota en las Paso, la provincia dejará de percibir otros 4.000 millones de coparticipación entre septiembre y diciembre, que se suman a la deuda que mantiene la Ansés con Santa Fe por el déficit de la Caja de Jubilaciones: otros 5.800 millones contando sólo 2018 que debían llegar a la provincia en el primer trimestre de este año.

“El mes pasado al menos 40 municipios y comunas tuvieron problemas para pagar salarios”, indicó el diputado Real. “Y en septiembre, que se paga en octubre, van a ser más del doble. Las necesidades están en todos lados”.

Ante ese panorama, la primera medida consensuada entre los senadores y el gobierno provincial fue la autorización para destinar el 50% del Fondo de Obras Menores a salarios y otros gastos corrientes. El Senado le dio media sanción el 22 de agosto; cuatro semanas más tarde la Cámara de Diputados introdujo cambios en el proyecto, para sumar a Rosario y Santa Fe al reparto, y el tema volvió a la Cámara alta.

“No jugar a la ruleta rusa”

Las demoras en la autorización para que los intendentes puedan usar esos recursos para salarios fue muy cuestionada por el PJ, al punto que el diputado Héctor Cavallero deslizó en la sesión del último jueves: “No sé si llegamos a fin de año con paz social en Rosario”.

Según el Tigre, la situación actual “diez veces peor” que cuando él asumió la Intendencia en 1989, en un contexto de hiperinflación y saqueos. Por eso propone un acuerdo político entre los partidos políticos y las dos cámaras legislativas para solucionar los problemas más urgentes de los municipios y las comunas, similar al que alcanzaron en el Congreso Nacional el oficialismo y la oposición para sancionar la emergencia alimentaria en las dos cámaras. “Tuvieron mayor madurez política que nosotros”, admitió Cavallero.

“Tenemos que ponernos de acuerdo con el Senado y ser más responsables, no jugar a la ruleta rusa en este contexto de crisis. Tenemos que estar todos unidos. Ya lo sufrimos en el 89, en el 2001, no es la primera vez que pasa. Todos velamos por la paz social como elemento fundamental de convivencia”, concluyó el ex intendente de Rosario.

La grieta política

La inclusión de Santa Fe y Rosario al Fondo de Obras Menores fue impulsada por el Frente Progresista y es resistida por los senadores del PJ, que tienen mayoría en la Cámara alta. El jefe del bloque de diputados del oficialismo, Rubén Galassi, afirmó que con la doble reforma se da “una solución coyuntural a los municipios de segunda categoría y a las comunas, al tiempo que hacemos justicia con las dos grandes ciudades que habían quedado por fuera de la ley”.

Según sostuvo Galassi en la última sesión legislativa, “el Senado debe considerar esta situación con un criterio de solidaridad” ya que no se quitan recursos a las otras localidades sino que se amplía del 1 al 1,4% la base sobre la que se conforma el Fondo de Obras Menores.

Para el PJ, esa demora da cuenta del nuevo ordenamiento político resultante de las elecciones provinciales. “Detrás del tratamiento de un expediente que habla sobre el Fondo de Obras Menores, lo que se está llevando adelante es un nuevo reacomodamiento político en la provincia de Santa Fe”, opinó el diputado Luis Rubeo.

“La bancada oficialista lleva adelante un despacho que sabe de antemano que esto no prospera en el Senado”, advirtió el diputado justicialista, quien además cuestionó al Frente Progresista porque “a escasos 70 días de dejar de ser gobierno les agarra la urgencia de incorporar a Rosario y Santa Fe, que es un tema que tendrá que ser discutido en el proceso de transición entre el gobierno saliente y el gobierno entrante.

“Hay una decisión política de la circunstancial mayoría de hoy de ser oposición”, acusó Rubeo. “Han adelantado los tiempos; se convirtieron en legisladores opositores 70 días antes de la finalización del mandato y están sosteniendo posiciones políticas que seguramente van a sostener después del 10 de diciembre”.

Rubeo aclaró que su bloque apoya la reforma de fondo para incluir a Rosario y Santa Fe, pero a la vez criticó las demoras en la sanción definitiva del otro proyecto porque eso va a causar más problemas en el resto de las localidades: “Siempre acompañamos la idea de sumar a las dos grandes ciudades, pero eso no va a pasar en el Senado y vamos a perder tiempo muy valioso para los presidentes comunales y los intendentes que no pueden pagar los sueldos”.

En el mismo sentido se manifestó su colega Leandro Busatto: “Hay que dar una solución a Santa Fe y Rosario, pero es urgente sancionar la autorización para el resto de la provincia”. Para el diputado del PJ, los cambios introducidos por el Frente Progresista van a causar un gran perjuicio: “Eso permitiría que los municipios y comunas dispongan mañana de sus recursos, no dentro de una semana o de 15 días, sino mañana”.

Fondo y trasfondo

Santa Fe y Rosario están excluidas del reparto del Fondo de Obras Menores porque reciben desde la década del ‘90 recursos de origen nacional a través del Fondo del Conurbano.

Antes de la salida de la convertibilidad, el Fondo del Conurbano representaba 30 millones de pesos/dólares para las dos ciudades más pobladas de la provincia. Esas partidas se dividían en 21 millones para Rosario y 9 millones para Santa Fe. Para compensar al resto de las localidades, la provincia se creó el Fondo de Obras Menores, que se compone con el 1% de los recursos provinciales.

Durante el segundo mandato de Jorge Obeid, cuando se empezó a aplicar esa normativa, el Fondo de Obras Menores sumaba unos 20 millones de pesos; en 2019, llegó a casi 1.400 millones: 70 veces más. Mientras tanto, el Fondo del Conurbano sigue congelado en 30 millones de pesos que cada día valen menos producto de la inflación. Los 30 millones de dólares originales equivaldrían hoy a 1.800 millones de pesos, 1.260 millones para Rosario y 540 millones para la ciudad de Santa Fe.

Para incorporar al Fondo de Obras Menores a las dos principales ciudades de la provincia, el proyecto del Frente Progresista propone aumentar las partidas del 1 al 1,4% del total del presupuesto para no perjudicar a las otras ciudades ni a las comunas.