Se pulverizó el récord de la media maratón de Buenos Aires

Por primera vez en el historial del atletismo en nuestro país se vio un registro por debajo de una hora en el medio maratón. Y las marcas obtenidas por los dos primeros, el etíope Mosinet Geremew y el keniata Bedan Karoki, son los más rápidos jamás logrados en territorio sudamericano. A la vez, la prueba femenina, dominada también por las africanas, tuvo un nivel superlativo y por primera vez en el país se vio un registro debajo de la hora y 10 minutos.

Los participantes disfrutaron de un excelente recorrido, con los puestos de hidratación y los shows de animación, dentro de una fiesta que se había inaugurado con el Himno Nacional interpretado por el tenor Maximiliano Agatello y coreado por la multitud, y terminó antes de la ceremonia de premiación con un show de homenaje a Queen.

El vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, premió a los más destacados en esta edición histórica de la prueba y resaltó «el crecimiento del running, la actividad física y el nivel técnico de esta competición, una fiesta para la Ciudad». La presencia de los dos mejores corredores del mundo en esta temporada Karoki en 21km, Geremew en 42km anticipaba un tremendo duelo y este nivel. Y después del ritmo marcado por el ugandés Maxim Rotich hasta el kilómetro 10, se veía que iban a cumplir el objetivo de correr por debajo de una hora. Así fue, hasta que el remate final de Geremew sentenció la prueba en 59m48s, un segundo por delante de Karoki.

«Estoy muy feliz de que el público argentino haya disfrutado de esta carrera y ojalá pueda volver», dijo Geremew, quien volvió a exhibir su poderoso final tal como ocurriera a principios de año en el maratón de Dubai. Otro keniata, Lawrence Cherono, llegó tercero con 1h01m57s y luego se ubicaron sus compatriota Paul Kipkemoi y Kimutai Kiplino. El brasileño Ederson Vilela Pereira fue el mejor sudamericano con 1h03m42s. En total hubo 14 corredores por debajo de 1h05m lo que indica el alto standard internacional de la competición. Y allí, también en casi todos los casos mejorando sus marcas personales, aparecieron los atletas de nuestro país en la lucha por el título nacional. Fue una sorpresa ya que ganó el entrerriano Marcos Julián Molina (octavo en la general) con 1h04m18s, seguido pro Eulalio Muñoz y Mariano Mastromarino.

Poco después, llegaban las primeras damas, con nueve de ellas por debajo de 1h15m. Las keniatas coparon el podio: Vivian Jerono con 1h09m08s, Mercy Jerotich con 1h10m28s y Esther Chesang con 1h10m38s. La brasileña Tatiele de Carvalho, quinta con 1h13m30s, fue la mejor sudamericana. Y Daiana Ocampo, octava con 1h14m04s, logró el título argentino, seguida por María Luz Tesuri y Mariela Ortiz.