Sancionaron a Inter por racismo

Inter fue castigado a jugar dos partidos como local a puerta cerrada y otro más sin contar con la hinchada de la Curva tras los insultos racistas que pronunciaron a los jugadores del Napoli, especialmente a Kalidou Koulibaly.

El juez deportivo de la Serie A (Primera División) comunicó su decisión en una nota oficial en la que subraya «los coros territoriales pronunciados durante todo el partido contra los hinchas del equipo rival» y también los «cánticos racistas contra Kalidou Koulibaly».

El juez, además, sancionó con dos jornadas al propio Koulibaly y a Lorenzo Insigne por sus actitudes durante el partido, en el que Inter se impuso por 1-0 con un tanto de Lautaro Martínez.

Koulibaly fue sancionado por los «aplausos irónicos» al árbitro Paolo Silvio Mazzoleni cuando fue expulsado, mientras que Insigne fue castigado por haber dirigido al árbitro «insultos graves».

Inter publicó un comunicado en el que ha efectuado un llamado al respeto y a la inclusión, y señaló que el club siempre ha estado comprometido para «ayudar a crear un futuro libre de discriminación».

«Desde esa noche, hace 110 años, cuando nuestros fundadores nos pusieron en camino, siempre hemos rechazado cualquier forma de discriminación. Por eso hoy nos sentimos obligados, una vez más, a reiterar que cualquiera que no comprenda o acepte nuestra historia, la historia de este club, no es uno de nosotros».