Rosario Central cerró con victoria su participación en la Copa Libertadores y Germán Herrera dijo adiós

Rosario Central cerró su participación en la Copa Libertadores enfrentando a Libertad en el Gigante de Arroyito por la fecha 6 del Grupo H. El Canalla derroto 2-1 al conjunto paraguayo dirigido por José Chamot.

El único gol del primer tiempo lo anotó Joaquín Pereyra a los 19 minutos. El juvenil de 20 años remató desde afuera del área con su pierna izquierda al primer palo de Martín Silva.

A los 3 minutos del complemento, Marcelo Ortíz agarró y derribó dentro del área a Adrián Martínez y el árbitro Ángel Arteaga no lo dudó y cobró penal. Óscar Tacuara Cardozo lo intercambió por gol e igualó el encuentro.

Cuando se jugaba el minuto 26 de la segunda mitad, el conjunto dirigido por Diego Cocca se volvió a poner en ventaja. De contra, Maximiliano Lovera armó una gran jugada individual y asistió a Claudio Riaño, que definió por encima del arquero.

Libertad terminó primero en el Grupo H con 12 puntos y se clasificó a los octavos de final junto a Gremio, que fue segundo con 10 unidades. A la Copa Sudamericana pasará Universidad Católica de Chile con 7 puntos, mientras que Rosario Central sumó 5 y quedó afuera de todo.

Germán Herrera ya había anunciado que al finalizar las competencias de este semestre finalizaría también su carrera como futbolista. Por eso, Rosario Central impulsó un homenaje para el delantero que se inició su camino en la institución canalla.

El publico que llegó al Gigante de Arroyito fue respetuoso con el momento y con la trayectoria del chaqueño, y le brindó una emotiva ovación en el minuto 17 del partido ante Libertad (P), el número que lo identificó durante su paso por el deporte.

Herrera fue reemplazado a los 5 minutos del complemento para recibir una nueva ovación, en su salida se lo vio emocionado hasta las lágrimas y se abrazó con algunos de sus compañeros que estaban en el campo de juego.

«Soy feliz de haber nacido en este club. Terminar mi carrera acá es algo soñado», expresó el atacante de 35 años, después de haberle puesto punto final a su carrera.

Toda la concurrencia en el Gigante de Arroyito saludó con carteles y banderas al ídolo de Granadero Baigorria, quien hoy se alistó por última vez en el conjunto canalla.

A contramano de lo que se suponía, Herrera inició el partido como titular por decisión del DT Diego Cocca y fue sustituido en la segunda parte por Claudio Riaño, autor luego de la segunda conquista rosarina.

«Lo de la gente fue impresionante, lo de los cartelitos jamás me lo voy a olvidar», consideró el atacante al sitio oficial de la entidad de Arroyito.

«Me enorgullece haber conseguido un campeonato con el club. Lo necesitábamos mucho», agregó Herrera, en relación a la obtención de la Copa Argentina en diciembre pasado, tras derrotar en la final a Gimnasia La Plata, en Mendoza.

«Que las nuevas generaciones, como mi sobrino, me vea con esta camiseta es impagable», dijo Herrera, que también agradeció a Gustavo Grossi («el técnico que me trajo al club», sostuvo) y a Eduardo Coudet («siempre confió en mí», apuntó).