Popovich quiere convencer a Manu

Desde que Manu Ginóbili sentenció su retiro del básquet como jugador profesional los rumores levantados en su entorno fueron opulentos. Sin embargo, el bahiense se mantuvo al margen. En los primeros días reconoció que ansía quedarse una temporada más en la ciudad de San Antonio para que sus hijos terminen el ciclo lectivo y que aprovechará ese tiempo para analizar su futuro, pero que se ve lejos del rol de entrenador.

Impermeable a sus declaraciones, Greg Popovich comenzó el trabajo de hormiga para mantenerlo en el club. El entrenador sabe que una de las posibilidades del argentino radica en su regreso a la tierra que lo vio nacer, y para que eso no pase, hizo una inversión a largo plazo: lo invitó a un retiro de entrenadores.

Y si bien parecía que Manu no iba a meterse en el mundo de los estrategas, Pop sorprendió al exteriorizar lo acontecido en dicho encuentro: «Fuimos a comer el primer día y empezó a abrirse. Ya la segunda, tercera y cuarta jornada estaba en el medio discutiendo todo. Es genial contar con su opinión».