Más de 3.500 niños y adolescentes reciben asistencia a través de los Centros de Atención Familiar

El Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, a través de la subsecretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, atiende actualmente a 3.500 niños y sus familias en los 31 Centros de Acción Familiar (CAF) distribuidos en el territorio provincial.

Desde 1947, los CAF están enfocados en fortalecimiento familiar y social a través de la atención de niños de primera y segunda infancia y familias en condiciones de vulnerabilidad social.

En sus 70 años de trabajo territorial se han constituido como lugares de referencia comunitaria para niños adolescentes y familias en condiciones de vulnerabilidad social, donde a través del trabajo en red con Organizaciones Gubernamentales y de la Sociedad Civil, así como con la articulación con diversos programas sociales, contribuyen al fortalecimiento de la trama institucional local y de la política pública provincial.

El ministro de Desarrollo Social, Jorge Álvarez, explica que «los CAF son espacios institucionales de puertas abiertas para la participación, reflexión e inclusión de niños, niñas, adolescentes y jóvenes dirigidos a la creación y fortalecimiento de lazos sociales, promoviendo los derechos y reconociendo capacidades de cada uno para potenciar las propias identidades y encontrarse a través de espacios educativos, lúdicos y recreativos para el desarrollo infantil».

«En la actual coyuntura, los CAF resultan indispensables para abordar integralmente las complejidades sociales y económicas que afectan a los sectores más vulnerables. Estos dos últimos años hemos percibido una creciente demanda en estos lugares. Antes, a lo mejor, había mayor participación de los niños y adolescentes y ahora, cada vez más, se suma la familia completa, esto hace evidente la necesidad de contención y acompañamiento para todos los integrantes de la familia», destacó.

«En nuestro Ministerio trabajamos articulando los programas y las políticas de las distintas secretarías y el caso de los CAF no es una excepción. Es por eso que aprovechamos estos espacios para realizar capacitaciones en oficios a través del programa Nueva Oportunidad, que brinda herramientas para que los jóvenes que no tienen mejores opciones y condiciones de vida, encuentren este programa una posibilidad para transformar la realidad. Asimismo, trabajamos para articular institucionalmente a los CAF en cada barrio, localidad o municipio potenciando su vital labor social», concluyó Alvarez.