Martín Guzmán: “Queremos iniciar un proceso paulatino pero persistente de desinflación”

El nuevo ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, afirmó que el principal objetivo del gobierno es «resolver la profunda crisis económica» y para eso se preparó «un programa macroeconómico integral” que contempla, entre otros lineamientos, “un proceso paulatino pero persistente de desinflación”. También ratificó que habrá medidas para recuperar salarios y jubilaciones.

El funcionario brindó una rueda de prensa en el Ministerio de Economía y se presentó con un concepto claro: “Venimos a resolver la profunda crisis económica. Queremos sentar las bases de un proceso de desarrollo que sea sostenible. No creemos en dogmas. El programa macro es un programa integral, que entiende que Argentina exhibe múltiples desequilibrios».

Por eso, dijo, se diseñó “un plan para ordenar la macroeconomía y generar condiciones para la producción”. Dijo que la idea es “redefinir prioridades” en relación al gobierno anterior, “definiendo a qué sectores debemos proteger ante la profunda crisis”.

“En 2020 queremos iniciar un proceso paulatino pero persistente de desinflación”, dijo el ministro pero aclaró que esto “no se debe atacar sólo con política monetaria, sino con una estrategia macroeconómica integral”.

“El eje es la creación de trabajo, de generación de conocimiento. Una Argentina que aprenda y sea más dinámica y productiva”, agregó en ese sentido. Todo eso, señaló, será parte del “proyecto de solidaridad y reactivación productiva” que la nueva administración nacional enviará inmediatamente al Congreso para su tratamiento.

En relación al fuerte endeudamiento que la Argentina afrontó durante el gobierno macrista, Guzmán dijo que hay que “resolver el problema de virtual default que dejó la administración anterior” pero descartó que se proyecte un ajuste fiscal, al menos en 2020. “Una contracción mayor agravaría la caída”, sostuvo.

“Para poder pagar la deuda hay que tener capacidad de pago, y para tener que capacidad de pago la economía se tiene que recuperar. No tiene sentido recibir más desembolsos del FMI en una situación como la actual. El FMI reconoce el fracaso del plan anterior y la grave situación económica que está Argentina”, señaló.

Aclaró que la Argentina buscará tener “una posición de no confrontación” con los acreedores. “Con el FMI ya se iniciaron las negociaciones, estamos también en diálogo con bonistas privados”, detalló.

“A la reputación hay que construirla mostrando un plan macroecnómico consistente, pero que tenga en el centro la cuestión social. Tenemos que proteger a los sectores de mayor vulnerabilidad”, insistió Guzmán.