La UTA pide un alza salarial adicional y por falta de subsidios suma presión al boleto

Por la disparada inflacionaria, los choferes de colectivos ya formalizaron al municipio el reclamo de reajuste salarial.

El atraso de la paritaria del transporte supera el 5 por ciento y a falta de subsidios nacionales que lo compensen, el financiamiento quedará en manos casi en su totalidad de los usuarios del sistema.

En diciembre, de acuerdo a la ordenanza de aumento automático que aprobó el Concejo, que además permite trasladar hasta el 90 por ciento del costo real de cada viaje, la tarifa que pagan los pasajeros volverá a subir por las remuneraciones y otros rubros. En lo que va del año el boleto ya trepó un 88 por ciento.

En paralelo, en distintas ciudades del interior las empresas de colectivos lanzaron una campaña donde advierten sobre el fortísimo impacto de la quita de subsidios nacionales para el transporte en el 2019.

En la Intendencia dan por descontado que ese desfasaje no será cubierto a través de transferencias del gobierno nacional, que ya avisó en el acta paritaria del verano que iba a financiar sólo el primer tramo del acuerdo salarial.

Por ende, todos los caminos conducen a que este aumento de costos, y otros que surjan en medio de la disparada de todas las variables, sean financiados por los pasajeros.