La principal hipótesis del ataque es una venganza personal contra Yadón

Continúan las investigaciones, y la conmoción, por el ataque a tiros en el que el diputado nacional Héctor Olivares (UCR-La Rioja) fue herido de gravedad y un asesor con el que caminaba fue asesinado a balazos por dos hombres que los aguardaban a metros del Congreso Nacional dentro de un auto estacionado, en un episodio que quedó filmado por cámaras de seguridad. Entre las principales hipótesis que se barajan gana fuerza la de una venganza personal contra el funcionario provincial.

Mientras el diputado Olivares se debate entre la vida y la muerte, y el cuerpo de su asesor, Miguel Yadón, será sometido hoy a la autopsia, hoy fue detenido el principal acusado Juan Jesús Fernández en la provincia de Entre Ríos.

Se trata de la cuarta detención ya que con anterioridad fueron apresados el cuñado de Fernández, llamado Rafael de la Santísima Trinidad Cano Carmona, quien poseía una cédula azul que lo autorizaba a conducir el Vento en el que se hallaban los homicidas; otro familiar de la esposa de Fernández; y además la hija del acusado, quien habría facilitado la fuga de su padre.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo ayer en una rueda de prensa que «el objetivo concreto» del ataque fue el asesor de Olivares (61), Miguel Yadón (58), quien recibió cuatro disparos, y consideró que lo sucedido «es una constatación de las mafias» que trabajan en el país, aunque aclaró que el móvil del ataque «aún no está claro».

Sin embargo, anoche el director de Inteligencia del Ministerio de Seguridad, Gerardo Milman, aseguró a Télam que «si bien se manejan varias hipótesis» respecto al ataque, «el móvil político es el menos probable».

Según quedó registrado en una cámara de seguridad, Olivares y Yadón, que se desempeñaba como coordinador de Obras en el Fondo Fiduciario del Transporte Eléctrico Federal de La Rioja, caminaban con ropa deportiva y, al pasar al lado del auto Vento que se hallaba estacionado detrás de un micro, fueron atacados a tiros.

El asesor, vestido con un buzo blanco, cayó desplomado sobre la vereda de la plaza, mientras que Olivares caminó, herido, unos metros más y finalmente se desplomó junto al cordón malherido.

Los investigadores lograron determinar en base a esas imágenes que del vehículo descendió un hombre robusto, que observó al diputado y a Yadón mientras agonizaba, y luego un segundo hombre, en apariencia más joven y delgado, que cruzó la avenida Rivadavia y se alejó caminando.

Segundos después, el hombre robusto volvió a subirse al auto y huyó en el vehículo aparentemente hasta un garaje ubicado a tres cuadras de allí, donde lo dejó estacionado.

El director del Sistema de Atención Médico de Emergencias (SAME), Alberto Crescenti, informó que fueron alertados del hecho cerca de las 6.55 y que las víctimas fueron trasladadas al hospital Ramos Mejía: Yadón falleció allí y el diputado fue operado y permanecía internado en «estado crítico».

Según el subdirector del centro de salud, Juan Pablo Rossini, Olivares ingresó a las 7.15 con «una herida de proyectil de arma de fuego que ingresó por lado izquierdo, a nivel abdominal, lesionando órganos vitales como el hígado, el colon, el páncreas y las vías biliares».

«Los cirujanos intervinientes estuvieron asistiendo al paciente durante prácticamente toda la mañana, se le realizó una hemostasia del hígado, es decir, colocar un pack de gasas sobre el hígado para evitar el sangrado; se hizo la reparación de la vía biliar y la reparación del colon izquierdo», señaló Possini, tras lo cual el legislador quedó alojado en terapia intensiva.