La bajante del río impacta fuerte en la economía del sector agroexportador

Los datos históricos grafican la gravedad de situación. Las cifras obtenidas en las últimas semanas muestran que la altura del Paraná en el puerto de Rosario es la más baja desde 2008. Para el 3 de agosto de 2018 la medición fue de 1,90 metros y superó el anterior registro más bajo, que había sido de 2,37 metros en igual fecha de 2008.

La capacidad de procesamiento de oleaginosas del país en la zona del Gran Rosario está ubicada en el 78% . Desde Arroyo Seco a Timbúes, 70 kilómetros de costa con epicentro en la ciudad de Rosario, contienen 29 terminales portuarias, de las cuales 19 despachan granos, aceites y subproductos y doce poseen fábricas procesadoras propias. En la zona, existen otras ocho fábricas aceiteras para totalizar veinte industrias que demandan porotos para fabricar aceite y harina y derivados oleaginosos.

Bajo este contexto, la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara), destacó a un matutino porteño que “esta situación afecta a todas terminales y a la industria con puertos sobre el Paraná”. Es decir, que se disminuyó la carga de los buques, lo que provoca mayores costos de flete y logística. Los barcos deben completar la carga en los puertos de aguas profundas de Bahía Blanca y Quequén”. También señalaron, además, que la bajante golpeó aún más el tráfico de barcazas, dado que al norte de Timbúes, en Santa Fe, el nivel del dragado es menor de 10 pies.

En ese sentido, los buques más grandes, cargan unas 60.000 toneladas. Por cada pie de hundimiento, en estos barcos se ganan aproximadamente 2.500 toneladas de carga. Es decir que la baja de dos pies de profundidad implica perder de cargar cerca de 5.000 toneladas en cada uno de estos buques.

Reporte del Instituto Nacional del agua

En el río Paraná se registraron lluvias muy leves en el Litoral en la última semana, no se prevé precipitaciones en la próxima semana; en Rosario el nivel subió en el primer tramo de la semana de 1,94 m el 25/jul a 2,05 m el 29/jul. Luego baja y el nivel es al viernes de 1,84 m.

Los niveles se encuentran en la franja “Aguas Bajas”; en la alta cuenca del río Paraná, cuenca del río Iguazú y cuenca media y alta del río Uruguay prevalecería una condición por debajo de lo normal. Esta condición será observada en los cursos de la mitad sur de la cuenca durante el resto de julio y agosto, ubicándose los niveles en aguas bajas.

Tramo argentino del río con niveles en aguas bajas

En fuerte contraste con mayo, toda la cuenca de aporte a este tramo del río tuvo lluvias inferiores a las normales, aunque con leves apartamientos respecto de lo normal. Se espera una condición inferior a lo normal predominante, con eventuales pulsos de repunte.

El Instituto Nacional del Agua efectúa pronósticos para el mes de agosto-2018 y tendencia para fines del mismo de 2018: la tendencia para el mes de agosto-2018 en Rosario es 1, 95 mts.

Ha prevalecido una marcada tendencia descendente de las aguas y las lluvias acumuladas en la zona norte, centro de Brasil, región sur del Paraguay y Bolivia), no han aportado al cauce de los ríos y en la mayor parte de la cuenca del Rio Paraná”.