La avicultura genera más de 50.000 puestos de trabajo en todo el país

El secretario de Gobierno de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere inauguró ayer junto al gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet y al ministro de Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio la 28° Fiesta Nacional de la Avicultura, que se realiza entre el 9 y el 11 de noviembre en la Ciudad de Crespo, Entre Ríos.

«La avicultura argentina demanda 50 mil empleos de forma directa, principalmente en las provincias de Entre Ríos y Buenos Aires, lo que se traduce en que miles de familias pueden elegir dónde vivir» indicó Etchevehere quien estuvo acompañado por el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Guillermo Bernaudo.

Crespo fue el territorio donde se inició la apuesta avícola entrerriana -a principios del siglo XX-, momento a partir del cual se de huevos y carne blanca a todo el país. Es por eso que la propuesta se encuentra enlazada por la temática de la «Avicultura» como eje aglutinador y central, entendiendo que es éste el inicio de su identidad, tanto en el desarrollo económico, como en la vida cotidiana, en la cultura y las bases como comunidad emprendedora. Hoy en día la Fiesta Nacional de la Avicultura cuenta con más de 200 stands y con variados espectáculos.

La avicultura en Argentina

En Entre Ríos y Buenos Aires se ubican el 88% de las granjas de pollos y el 58% de los establecimientos productores de gallinas ponedoras.
La actividad demanda 3,6 millones de toneladas de maíz y 1,6 millones de toneladas de soja al año.

El mercado local absorbe el 90 % de la producción, con un consumo de 45 kg/persona/año y para este año, se proyecta que el consumo de huevos alcance las 280 unidades por persona en el año.

Mientras que los envíos por exportación se distribuyen en más de 14 destinos cuyos principales destinos son Japón, Costa Rica, Chile, Austria, Cuba, Rusia y Colombia.