Kily González: «Aprendo mucho de Bauza todos los días»

Cristian González está haciendo, en la Reserva de Rosario Central, sus primeras armas en la profesión de entrenador. Ya alejado de sus tiempos de futbolista, intenta transmitirles toda su experiencia a sus dirigidos y pone el foco en la preparación de los jóvenes jugadores canallas para la primera división.

«La sinergia con el cuerpo técnico de primera es extraordinaria: tenemos con Edgardo (Bauza) una relación muy fluida. Hablamos todos los días. Es que nosotros trabajamos para la primera. Yo no soy un Guardiola ni mucho menos. Trato de acoplarme a la primera, ese es el objetivo que tenemos como formadores».

«Con Edgardo estamos siempre en diálogo. Yo aprendo mucho de Bauza, estoy a su lado continuamente. Es uno de nuestros ídolos y deseo que le vaya bien por el bien del club».

«Si la primera juega 4-4-2, nosotros debemos adaptarnos a ese sistema porque somos un engranaje más para darle la posibilidad al técnico de primera de elegir algún chico de la reserva».

«Estoy en un lugar donde son muy complejas las distintas situaciones que viven los chicos: algunos jugadores que bajan de primera, otros que tienen contrato profesional y no van a primera, otros que en cuatro meses deben definir su primer contrato. Nuestra función pasa mucho por ser psicológos de ellos».

«Nos basamos en explicarles cuál es nuestra identidad como club. No todo el mundo está preparado para jugar en Central, hay mucha presión, muchas obligaciones, por lo que uno trata, con su experiencia, transmitirlas para que les puedan servir».

«Lo que está claro conmigo es que se juega como se entrena. Si uno entrena al 60%, jugará el 60%. No hay una pastilla para el día del partido jugar al cien por cien. Pido compromiso, respeto a la camiseta que tenés puesta y eso es lo que el jugador debe entender para llegar a primera. Yo les digo que los quiero ver en primera, pero para eso tenés que estar cien por cien cada día».

«Estoy feliz. Central es mi casa y no me olvido que el club me dio la oportunidad de ser quién soy en el fútbol. El tiempo pasa y veo en los chicos el recuerdo de lo que me pasó a mí. Y eso es lo que trato de transmitirles»,