Juicio Salta 2141: El portero reconstruyó los minutos previos a la explosión

Pedro tiene 53 años y trabaja en la portería de una escuela. En 2013 era el portero del edificio de calle Salta 2141. Luego de hacer un relato de lo que pasó los días previos a la explosión contó lo que habló con el gasista Carlos García aquella triste mañana del 6 de agosto lo que pasó tras la explosión y la secuelas que le quedaron tras el traumático episodio. Fue en el juicio en el que se trata de establecer la responsabilidad por la explosión y muerte de 22 personas.

El portero contó los problemas que había en el edificio con el suministro de gas. Dijo que lo llamaron algunos de los vecinos pero Pedro estaba de velorio. Primero su madre y a la semana siguiente su hermano. No estuvo cuando cortaron el gas por primera vez ese 24 de julio de 2013. Se enteró que iba a ir un gasista el martes 6 de agosto a cambiar un regulador y lo esperó. Era Carlos García, a quien conoció aquella mañana. El hombre llegó en una chata, cerca de las 8.30, 8.45, con su ayudante Pablo Miño. El portero le dejó la puerta del frente abierta porque no tenía otra llave mientras el gasista le dio indicaciones a su ayudante para que le bajara las herramientas.

El portero fue a cerrar las llaves de paso de un departamento de una anciana y volvió. García le pregunto dónde estaban las llaves de paso de los medidores de gas de cada unidad y el hombre lo llevó al subsuelo. También contó que lo acompaño al departamento de Luisina Contribunale, una de las víctimas fatales, para probar si seguía saliendo gas. El portero dijo que encendía normalmente el calefón, con mucha fuerza.

El gasista se fue del departamento de Contribunale y Pedro se quedó con Luisina controlando que el calefón se apagara. De repente se abrió la puerta de la propiedad. “Sentí un ruido impresionante, giré la cabeza hacia el palier y salí. Sentí un olor a gas muy pero muy fuerte, el ruido era como una turbina o un helicóptero que estaba muy cerca. Era impresionante el ruido y pensé en ese momento algo estaba mal. Pulse el ascensor y vi que tardaba. Decidí bajar por las escaleras y a medida que iba bajando el olor era más intenso y estaba más oscuro”, contó.

“Bajé como pude, ya cuando llego al palier principal no se veía nada. Era gas puro no imaginé en mi vida que el gas es como un humo oscuro cuando está condensado”. Contó que en ese momento se dio cuenta que iba a suceder una catástrofe, pensó que no iba a salir del edificio. Pedro no sabe cómo terminó en la calle. Se topó con el gasista y le preguntó a los gritos “¿Qué hiciste? Va a morir mucha gente”, mientras García le decía que estaba llamando a la emergencia de Litoral Gas.

Como no lo atendían le dijo que se iba hasta la empresa y se subió a su camioneta. Entonces el portero empezó a pedir que liberaran la calle, “veo a escasos metros cuando el edificio estalla delante de mis ojos y veo caer la torre del medio”, aseguró.

Contó lo triste que se sintió en aquel momento, conocía a todos los que vivían allí, veía caer camas, colchones, escuchaba los gritos, estaba paralizado vio algunas víctimas muy lastimadas. Estaba en shock cuando lo encontró su hermana y se lo llevó del lugar. Pedro trabajó unos 6 años en el edificio y habló de los administradores. Dijo que siempre que hubo un problema lo resolvieron. También contó que cobró una indemnización tras el siniestro y reconoció que saludó a Mariela Calvillo al llegar al tribunal antes de declarar.