Jueces piden a Lifschitz que garantice la seguridad en sus lugares de trabajo

Dos días después del ataque a balazos al Centro de Justicia Penal el edificio amaneció cercado por custodia policial y con las calles aledañas cortadas. Esa imagen reveladora de un clima de temor e incertidumbre fue acompañada ayer por un eco de manifestaciones institucionales.

En la reunión más emblemática, integrantes del Colegio de Magistrados y la Corte Suprema provincial le reclamaron al gobernador el Miguel Lifschitz que adopte medidas de seguridad tras el décimo atentado a funcionarios que participaron de la investigación y juicio a la banda de Los Monos.

Una saga a la que se sumó, el sábado a la noche, el crimen de un testigo que declaró en el juicio y que fue ejecutado con cinco tiros frente a su casa.