Ganarle a la V azulada para hacer la «V» de la victoria

Las estadísticas no siempre son válidas, pero a veces sirven para elaborar análisis previos. Aún con el rigor relativo de este tipo de elucubraciones, mucho más en un deporte totalmente ilógico e impensado como el fútbol.

¿De qué podrían servir las estadísticas?, para decir, por ejemplo, que este domingo en el 15 de Abril se van a enfrentar el peor equipo de visitante (Vélez) contra uno que estuvo 17 partidos invicto de local y que recién cayó ante Godoy Cruz después de un año y medio sin conocer la derrota en su cancha.

A priori, esa estadística nos llevaría a pensar que el favorito es Unión, por más que en los últimos dos partidos en casa no pudo aprovechar para pegar el salto (perdió con los mendocinos y empató con Patronato). Es el choque entre uno que saca muchos puntos de local y otro que apenas consiguió un solo empate de visitante, pero que es arrasador cuando juega de local (así como de visitante es el peor, de local es el mejor de la Superliga).

Pero esto puede confirmarse o quedar en el olvido cuando Silvio Trucco dé la orden de inicio del partido. Lo dijo Heinze: “No cambiaré mi forma de juego porque no sé otra que la que uso”, señaló, palabras más, palabras menos, cuando en la conferencia de prensa manifestó hasta cierto fastidio por la pregunta de rigor (¿por qué su equipo no gana de visitante?) y contestó: “Espero ganar para que dejen de hacerme esa pregunta”.

Madelón tuvo 23 días de trabajo “forzado” con su plantel. Entre la decisión de River y la fecha Fifa, hicieron que el plantel tatengue tenga que “matar” el tiempo con entrenamiento y apenas algún amistoso ante Cosmos. Madelón probó a Andereggen, a quien sacó de su rol de goleador de la reserva para llevarlo arriba y ponerlo como acompañante de Soldano, tratando de que el equipo vuelva a tener gol de sus delanteros, algo que no aconteció en los últimos partidos.

No será la única modificación, ya que además de volver al 4-4-2 que fue tradicional hasta que modificó el esquema por el 5-4-1 primero y el 4-3-1-2 con el que jugó ante Patronato, también producirá la vuelta de Martínez al equipo y el ingreso de De Iriondo en el medio para que Acevedo tenga un “5” de marca que lo ayude.

Todo indica que continuará Bruno Pittón, quien hizo méritos suficientes para ser el lateral izquierdo titular. Pero se insinuó en algún momento de este obligado receso la posibilidad de que Madelón apele al ingreso de Corvalán, quizás con el objetivo de tener más marca allí, pensando en las características del rival.

Son dos equipos de mucha dinámica. Madelón dijo que “Vélez es un equipo de esos que nos gustan a nosotros”, con lo cuál se supone que le planteará un encuentro abierto. Unión es vertical, intenso y con el objetivo puesto en el arco rival. Vélez también. Y tiene jugadores y esquema como para plantear un partido sin detenerse demasiado a ver qué pasa en el mediocampo. Así lo jugó ante Defensa y Justicia, más allá de la derrota por 3 a 2 en el partidazo que se jugó en Florencio Varela.