Fuertes caídas en las ventas que no se habían vivido desde la crisis de 2001

Después de más de una década de esplendor, el mercado automotor acusó recibo en junio y julio últimos de los cimbronazos económicos argentinos con fuertes caídas en las ventas que no se habían vivido desde la crisis de 2001. Las concesionarias confían en que el negro panorama comience a revertirse en parte gracias a las promociones que lanzaron las automotrices y la relativa estabilidad del dólar.

La alta inestabilidad del mercado cambiario durante el primer semestre de 2018 repercutió de inmediato en el mercado automotriz. “La devaluación del 50 por ciento que se produjo entre los meses de abril y mayo no modificó el valor en dólares de los autos importados, pero se necesitaron más pesos para adquirirlos. Los vehículos nacionales, en cambio, subieron sus precios un 36 por ciento de enero a julio y al comenzar agosto aumentaron otro siete por ciento”. Es el cuadro que trazó Jorge Pesado Castro, uno de los referentes del sector en Rosario.

La suba de los precios impactó de lleno en las transacciones. El empresario rosarino lo puso en números: “Durante junio la caída fue del 19 por ciento, y en julio la baja rondará –todavía no estaban cerrados los datos– entre el 20 y 22 por ciento contra igual mes del año pasado”.

FUENTE: Diario El Ciudadano de Rosario