Europa se quedó con la Ryder Cup

El equipo europeo conquistó la Ryder Cup, la competición bienal entre Estados Unidos y Europa, que se disputó el fin de semana en Le Golf National, a las afueras de París.

Los europeos recuperan el preciado trofeo, que le habían arrebatado los estadounidenses en la edición anterior en Minnesota, y se apuntan un nuevo éxito para un total de nueve victorias en los últimos 12 duelos intercontinentales.

Europa comenzó la última sesión de partidos individuales con una ventaja de cuatro puntos y se aliaron con el viento para contener la embestida inicial del equipo estadounidense y anotarse uno de los mejores resultados de las últimas Ryder Cup.

El primer medio punto del domingo llegó con el empate del inglés Paul Casey contra Brooks Koepka, después vino la victoria del danés Thornbjorn Olesen contra Jordan Spieth (5-4), y luego el legendario Tiger Woods caía derrotado por el joven español Jon Rahm.

El griterío del púbico europeo empezaba a anunciar el éxito europeo e Ian Poulter se golpeó el pecho tras derrotar al número uno del mundo. Y, finalmente, el veterano Phil Mickelson tiraba la toalla en el hoyo 16 y concedía el partido al italiano Francesco Molinari.

Precisamente, Molinari fue el héroe del equipo europeo en una semana de récord: el italiano ganó sus cinco partidos, la primera vez que un europeo logra esa hazaña.