El santo patrono de Unión está en el banco

La ciudad de Santa Fe celebra cada 30 de septiembre el día de su santo patrono San Jerónimo. Si bien no hay comprobación real de documentos que precisen el momento, los actores y la fecha en que San Jerónimo fuera señalado santo patrono de Santa Fe, muchos afirman que en algunas actas perdidas del Cabildo hay indicios. En el Mundo Unión, es mucho fácil: el santo patrono está sentado en el banco de suplentes y se llama Leonardo Carol Madelón.

Lo es “casi” todo lo que está bien en Unión desde hace años. Primero como jugador, después como entrenador. Primero cuando lo ascendió, después cuando ganó clásicos importantes, luego cuando no perdió otros y ahora que lo metió al club por primera vez en una Copa Sudamericana, la que Unión jugará desde el año que viene.

Una vez más, con un presupuesto de lo más sencillos, Madelón volvió a reiventar y armar un Unión competitivo. “Intenso” o “bravo”, dos palabras que le encantan a Leo para definir a sus soldados. Los dirigentes dicen que se invirtió dinero para comprar jugadores: Yeimar, Acevedo y Troyanski. Pero si es real que para muestra sobra el botón: al zaguero colombiano lo adquiere en 300.000 dólares, una cifra inexistente para los valores del fútbol argentino.

Ese ojo clínico de hacer rendir al cuarto número “4” de Independiente (Damián Martínez) o al quinto delantero de Arsenal (Fragapane). Eso es Madelón, es Unión: el aprovechamiento integral de las oportunidades que le da el fútbol a los entrenadores.

Reconociendo a los formadores de tantos años en inferiores, hoy tanto Bruno como Mauro Pittón son realidades en la Primera de Unión gracias a Madelón. Lo mismo con Mauricio Martínez que ya no está. Y después la especialidad de la casa con Madelón como cheff: los casos testigos de Malcorra, Triverio, Gamba, Soldano y —quizás— ahora Troyanski. Mirar a jugadores que no son explotados en sus clunes y hacerlos explotar en este equipo. Ni qué decir con lo ya apuntado de Yeimar Gómez Andrade.

En la cancha de Racing, dejó el invicto. Pero no la intensidad ni la dignidad, lo peleó de igual a igual ante uno de los presupuestos más anchos del fútbol argentino, sin dudas, como es el que tiene Coudet. Los accidentes de Fragapane (tobillo) y Troyanski (sobrecarga) fueron demasiado para un buen equipo en el marco de un plantel no tan largo.

El día del Santo Patrono de la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, Unión buscará reinventarse con el 4-4-2 ante Gimnasia. Para toda la ciudad, este domingo es San Jerónimo. Para una parte importante, la que se pinta en rojo y blanco, el santo patrono de Unión está en el banco: es Leonardo Carol Madelón.