El Salaito y sus 107 años de existencia

Una historia marcada por la popularidad de la barriada obrera derivó en lo que es hoy el Club Argentino de Rosario. La historia comenzó en 1889, cuando todavía el fútbol no estaba en los planes. En la ciudad de Rosario, Provincia de Santa Fe, aparecieron las primeras refinerías de azúcar, lo que derivó en el tiempo en la construcción de un barrio obrero, llamado Refinería.

Tras varios intentos de formar un club, que por distintos motivos no prosperaron en el tiempo, empezaron a surgir entidades deportivas como el Club Bartolomé Mitre y Refinería Foot Ball Club, espacio donde los trabajadores realizaban diferentes actividades en sus tiempos libres.

El tiempo fue transcurriendo a medida que los clubes iban perdiendo su identidad y desaparecían. Ya las actividades comenzaban a crecer en demasía y se debía forjar un espacio con bases sólidas, para su posterior existencia. Es así que el 15 de enero de 1912 aparecen dos nombres claves en lo que fue la fundación de Argentino: Zenón Cabral y Julio Conde.

En medio de huelgas ferroviarias, Cabral y Conde crearon el Club 1º de Mayo. Pero la historia guardaba un capítulo más: Ya existía una institución con ese nombre, entonces el Club pasó a denominarse Embarcadero Córdoba y Rosario.

Luego de participar en la Liga Rosarina en 1914 y finalizar octavo, Embarcadero pasó a llamarse Club Atlético Nacional. Pero, por una disposición política, ninguna entidad podía tener la palabra “Nacional”, por ende se sustituyó por “Rosario” y así quedo denominado, hasta la actualidad, en Club Argentino de Rosario.

La década del 40 empezó a trazar los cimientos de un club que empezó a tener reconocimiento en la ciudad. Su presidente José Martín Olaeta consiguió comprar, con su propio capital, unos terrenos en las calles Avenidas Sorrento y Víctor Mercante. En 1944, el Salaito ya comenzó a participar en las ligas de AFA. Al año siguiente, Argentino quedó a dos puntos del campeón Tigre y quedó en la puerta del ascenso a Primera División.

Los tiempos de gloria pasaron y desde 1962 a 1970, Argentino de Rosario dejó de participar en torneos AFA por problemas económicos. Su retorno fue a principios de la década del 70, en la Primera C y contaba, por ese entonces, en su plantel con Oscar Mascherano, delantero de área, padre de Javier, emblema de la Selección Argentina. Años más tarde, en 1979, otro hombre de Selección como Marcelo Bielsa vistió los colores del Salaito.

En 1983 se produjo un hecho histórico para el elenco rosarino: Su primer ascenso a la Primera B Nacional, con el agregado de vencer a Racing en cuatro oportunidades. Luego, repetiría ascensos en temporada 1989/1990 y 1998/1999, donde conquistó los Torneos Apertura y Clausura.

Después de varios vaivenes en la categoría, en 2004, Argentino ascendería a la Primera B Metropolitana con la actuación estelar del arquero Mauro Andrada que fue clave en la definición por penales contra Barracas Central, en cancha de Huracán.

En la actualidad, el equipo de Barrio Sarmiento milita en la Primera D hace nueve años, cuando en 2010, Liniers lo venció en la Promoción y obligó al Salaito a descender de categoría.

Los jugadores más recordados que vistieron la camiseta de Argentino fueron: Rolando Schiavi, Claudio Marini, Marcelo Bielsa, Nicolás Pavlovich, Facundo Pons, Mauro Gerk, Manuel Aragüez, Abel Paiva, entre otros.

¡Felices 107 años, Argentino de Rosario!