El gobierno nacional no presentó ningún número concreto en la reunión con los gobernadores

El proyecto de presupuesto nacional para 2019 está todavía verde, pero el presidente Mauricio Macri consiguió lo que buscaba: una foto con los gobernadores de la oposición que le permitirá enviar señales a los mercados y al FMI sobre los avances en la negociación por el ajuste fiscal que planea Cambiemos para el año próximo.

Este martes fue un día de reuniones y fotos en Buenos Aires, con muy pocos anuncios. Primero, al mediodía, el ministro del Interior Rogelio Frigerio recibió a los gobernadores opositores en la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI). Allí planteó que el objetivo central es lograr la meta de déficit cero en 2019. Por la tarde, Macri recibió a los mandatarios provinciales en la Casa Rosada, donde reiteró los mismos conceptos.

El gobierno nacional no presentó ningún número concreto; solo se habló de la meta del equilibrio fiscal y de las herramientas para conseguirlo. El ministro de Hacienda Nicolás Dujovne anticipó que recién hará públicos los números el viernes o el sábado, que es la fecha límite para el envío del presupuesto al Congreso. Recién en esa instancia se conocerá el cálculo de gastos y recursos, la inflación y el tipo de cambio previstos para 2019. “Van a ser números muy conservadores”, se limitó a señalar Dujovne.

La reunión de Macri con los gobernadores duró poco más de una hora y contó con la presencia de representantes de 22 de las 24 provincias: los únicos distritos ausentes fueron San Luis y La Pampa, cuyos gobernadores –los peronistas Alberto Rodríguez Saá y Carlos Verna– ya se habían manifestado en contra del ajuste fiscal.

En representación de Miguel Lifschitz –quien se encuentra en Estados Unidos– estuvieron los ministros de Economía Gonzalo Saglione y de Gobierno Pablo Farías. Los dos señalaron que comparten en líneas generales la meta del déficit cero, pero aclararon que aún están en discusión las medidas concretas que se tomarán para llegar a ese objetivo. “Está trabada la discusión”, admitió Farías.