El gobernador Lifschitz defendió el pedido de aumento de la EPE

En el acto por los 445 años de la fundación de Santa Fe, el gobernador Miguel Lifschitz estuvo presente en el acto central en Cayastá sobre las ruinas de Santa Fe “La Vieja”. Se refirió al aumento de la energía y al presupuesto nacional aprobado.

En medio del baldazo de agua fría tras el anuncio del pedido de aumento por parte de la Empresa Provincial de la Energía, el gobernador aseveró que van “a garantizar el beneficio de las 250.000 familias que reciben la tarifa social provincial, el que venía de la Nación no lo podemos absorber. Se atemperará el primer bimestre que es el de mayor consumo”.

En sí sobre el aumento, Lifschitz fue tajante en sus dichos, “el pedido de aumento va de la mano con la suba en los costos, tuvimos una inflación de 50% este año y la EPE pide menos del 35% en dos tramos”. En coordinación con el pedido de la EPE, el mandatario respaldó porque “es un aumento muy razonable y módico en relación con el proceso inflacionario en Argentina. Habrá una audiencia pública y a partir de allí se tomará una decisión que no necesariamente será el aumento que pide la empresa”.

Presupuesto

El presupuestario tiene que ver con la inflación, la estructura de recursos no se modificará porque no se modifican los impuestos y además bajaremos impuestos como el del sello. “Somos muy austeros y estamos en sintonía con el esfuerzo que hace la población”, confío el gobernador.

“El aumento en la obra pública es lo que hace falta y puede compensar la caída del empleo generando puestos laborales de manera rápida y localizado en cada lugar de la provincia”, agregó.

El aprobado es un presupuesto nacional que “resta recursos a la provincias con el Fondo Sojero, elimina los subsidios al transporte y la energía eléctrica“. Además el gobernador agregó que el proyecto convertido en ley “tiene menos aportes a la salud y educación, que tienen que ver con los sectores más vulnerables de la sociedad que se verán afectados y la provincia deberá hacer un esfuerzo para colaborar, aunque no se podrá cubrir la totalidad de lo que se pierde”.

Finalmente agregó que “es un presupuesto regresivo, habrá recesión y caerá la recaudación impactando de manera negativa a la provincia. Las provincias más perjudicadas somos las más grandes como Santa Fe y Córdoba“.

Sobre el proceso judicial que la Provincia mantiene con Nación: “Nunca se dejó de estar judicializado, en los próximos días vamos a hacer una nueva presentación a raíz del tiempo transcurrido y sobre la modificación en bases de la microeconomía donde se esgrimieron los primeros acuerdos”.

Elecciones

Con el 2019 a la vuelta de la esquina, Lifschitz fue tajante, “una vez que vayan decantando las opiniones dentro del FPCyS definiremos las candidaturas” y más cauto sostuvo: “yo prefiero resguardar mi rol para concentrarme en la tarea de gestión en momentos de dificultades como los que estamos atravesando para mantener firme el timón“.