El fiscal pide graves imputaciones para altos jefes por la tragedia de Monticas

Un año, nueve meses y 17 días después de la tragedia de Monticas, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) planteó ayer imputaciones para cinco personas que el 24 de febrero de 2017 ostentaban cargos jerárquicos dentro de la empresa. Ese día, 13 pasajeros que viajaban en dos ómnibus que circulaban en sentidos opuestos por la ruta 33, murieron después de que se produjera una colisión entre ambos vehículos. El motivo: el neumático delantero de uno de los coches estalló, lo hizo despistar y se produjo el choque.

Ayer, el fiscal Walter Jurado solicitó que el presidente, el vicepresidente, el director, el jefe de operaciones y el jefe del taller de Monticas queden imputados como coautores de los homicidios culposos de las 13 víctimas fatales y las lesiones de distintas consideración que sufrieron otros 13 pasajeros. El juez Pablo Pinto llamó a un cuarto intermedio y en los próximos días resolverá si admite o no la imputación.

Es esa misma audiencia, la Fiscalía adelantó que solicitará que se impongan reglas de conducta a los sospechosos. Además, se constituirán querellas en representación de algunas de las víctimas.

La audiencia estaba citada para las 9 de ayer en la sala 10 del Centro de Justicia Penal, pero inició una hora más tarde. Juan Antonio C. —director de Monticas—, Pablo César D. — jefe de operaciones—, Carlos L. —jefe de taller y miembro del directorio— Alejandro L. —presidente de la empresa— y Raúl R. —vicepresidente— escucharon atentos la imputación que planteó Jurado.

La calificación legal escogida por el fiscal fue la de «homicidio culposo agravado por la multiplicidad de víctimas» y los consideró coautores de ese delito. A cada uno, Jurado le achacó haber desplegado un «conducta negligente e imprudente», que consistió en «la omisión del deber de vigilancia, control, supervisión, cuidado y selección idónea del personal de la organización y la provisión de los medios y recursos necesarios para la prestación en adecuadas condiciones de seguridad del servicio de transporte interurbano de pasajeros por ruta».

Dice el fiscal

Jurado realizó una descripción del modo en que, según la teoría del MPA, ocurrieron los hechos. El fiscal expuso que el 24 de febrero de 2017, a las 10.45, dos colectivos de la empresa Monticas colisionaron en la ruta 33 a la altura del kilómetro 779, en un sector sin banquinas y con doble sentido vehicular separado por una línea de puntos blanca.

En el choque estuvieron involucrados el interno 145, que circulaba de este a oeste, desde Pérez hacia Zavalla; y el interno 105, que iba de oeste a este, desde Zavalla hacia Pérez.

«La causa y mecánica del accidente se centra en la explosión del neumático delantero izquierdo del interno 145, cruzándose de carril, motivo por el cual colisiona con el interno 105, que se encontraba circulando en dirección contraria. Con motivo del accidente fatal resultan 37 personas lesionadas, con lesiones leves, graves y gravísimas, y 13 personas fallecidas», detalló Jurado.

Las víctimas fatales fueron Aníbal Pontel (53), Cintia Albornoz (38) y Sergio Chena (72) de Rosario; Joana Fernández (20), Gianella Fernández (15), Juan Burzacca (82), Gustavo Souza (48), Jorge Fargioni (62), Jorge Ledesma (58), de Zavalla; Juana Ferreyra (69), de Corrientes; Gabriela Márquez (25), de Casilda; Natalia Angiorama (31), de Mar del Plata; y Marcelo Machado (23), de Fray Luis Beltrán.

Tras la imputación de la Fiscalía, los defensores Oscar Romera y Jorge Ilharrescondo solicitaron un cuarto intermedio que se extendió por más de una hora, durante el cual analizaron la prueba que el MPA reunió hasta el momento. Luego cuestionaron la imputación.

El juez Pablo Pinto resolvió llamar a un nuevo cuarto intermedio para analizar la causa. En los próximos días se fijará una nueva audiencia para dar a conocer la decisión del juez y para que se constituyan las querellas.