El Concejo aprobó la emergencia social en Rosario

El Concejo Municipal de Rosario declaró este jueves, por unanimidad y tras una jornada muy caliente en el Palacio Vasallo, la emergencia social que buscará morigerar el impacto de las políticas económicas del gobierno nacional en los sectores sociales más excluidos de la ciudad.

La iniciativa fue presentada por el edil justicialista Eduardo Toniolli y tuvo 27 votos a favor, ninguno en contra y una ausencia en la definición de la jornada. También fue impulsada por movimientos sociales y organizaciones comunitarias, las cuales se hicieron presentes desde temprano en la zona de Córdoba y 1º de Mayo.

La ordenanza busca que el Estado aborde las consecuencias de las políticas económicas del gobierno nacional, disponiendo la generación de dispositivos municipales para monitorear la situación alimentaria de niños, niñas, adolescentes y adultos mayores -entre otros colectivos vulnerables-, y la gestión de diversas herramientas de inclusión laboral y asistencia alimentaria directa ante la Nación y la provincia.

«El primer objetivo de este proyecto era poner el tema del hambre más urgente en la agenda pública y en la agenda de las instituciones de nuestra ciudad, y lo logramos”, señaló Toniolli.

Y desestimó las críticas del bloque de Cambiemos: “La única preocupación del macrismo, explicitada en el debate, fue la preservación de la imagen del presidente de la Nación, lanzando la acusación de que el proyecto tenía como meta exclusiva «limar» a Macri, como si la inflación en el precio de los alimentos y el crecimiento de la pobreza fueran producto de nuestra imaginación”.

Asimismo, el edil justicialista denunció “una operación montada por el PRO para violentar la sesión, abarrotando -previo a su inicio- la tribuna de asesores y allegados, que hostigaban a los integrantes de las organizaciones sociales, insultándolos al grito de «negros muertos de hambre»”, e hizo cargo de la provocación al presidente del bloque de Cambiemos, Roy López Molina.

Sobre la emergencia aprobada, Toniolli completó: “Creemos que es un marco general, que luego debe permitirnos avanzar en otras medidas, como la de -por ejemplo- intervenir en cadenas de comercialización híper concentradas, relacionando -por ejemplo- a productores hortícolas de la región directamente con los consumidores, para cuidar el bolsillo de los rosarinos”.