El Charrúa y el Tricolor empate con sensaciones positivas

Central Córdoba debutó en el torneo con un punto afuera, y la intención era conseguir el triunfo en casa para darle valor a esa unidad obtenida en Quilmes. Sin embargo, el rival no era cosa sencilla: enfrente estaba nada más y nada menos que el puntero de la categoría, el Deportivo Armenio.

Pese a la diferencia en puntos, en la cancha se vio un duelo muy parejo. el Charrúa fue superior en la primera etapa y contó con las chances más claras. Primero con un cabezazo de Yassogna, luego un disparo lejano de Trejo que casi se le mete al arquero, y por último un disparo de Bracco que se fue ancho.

Por el lado de la visita, un disparo de Gómez por encima del travesaño fue todo. La gente del Charrúa se fue caliente al descanso porque reclamaban dos supuestas manos en el área de Armenio que hubieran sido penal para el local, chance ideal para plasmar en el resultado el andar del juego.

Pero en el complemento, el puntero salió mejor parado. Ya no fue el Charrúa amo y señor del juego, sino que se prestaron más la pelota, sin llegadas concretas más allá de un mano a mano de Velázquez en el que se lució Matías Giroldi.

Sin más, se fue un partido anodino ante el líder del torneo. El Charrúa tuvo una gran primera mitad, pero no le alcanzó para sacar la ventaja en el momento que fue superior. Sin embargo, consiguió sumar frente a, quizá, el rival más duro que tiene la divisional.