El Charrúa no pudo con el Arrabalero

Central Córdoba recibió en su casa a Sportivo Barracas, pero no pudo salir del cero en un partido ante un rival que venía de capa caída. Los rosarinos no lograron imponerse en el resultado y se quedaron apenas con un punto, que sirve para cortar la racha de tres derrotas consecutivas, pero que no le permite volver a sonreír.

Desde el comienzo, el Charrúa intentó imponerse en el juego tratando de desplegar el fútbol que supo mostrar en ciertos momentos del torneo. Con varios futbolistas recuperados en el equipo titular, el equipo del Barrio Tablada parecía contar con un poco más de margen para superar al Arrabalero, pero no lo logró.

Fue, en general, un partido aburrido con pocas llegadas y sin muchas emociones. La iniciativa fue del local, que ante su gente intentaba recuperar la alegría, mientras que Sportivo Barracas apuntaba a al menos sumar en un reducto complicado.

Ni siquiera la presencia de Lucio Cereseto, hasta el momento garantía de gol en el arco rival para Claudio Pochettino, permitió que el Gabino Sosa explotara en un grito. El partido se fue muriendo poco a poco y, aunque el Charrúa siempre intentó conseguir el triunfo, no pudo romper la defensa rival.

De este modo, Central Córdoba volvió a sumar, pero con sabor a poco, sintiendo que ante un rival que no viene pasando un buen momento era una buena oportunidad para recuperarse de las tres derrotas consecutivas. Ahora habrá que dar vuelta la página y pensar en el duelo de la próxima fecha ante Luján.