Dieron a conocer detalles del nuevo cepo cambiario

El Banco Central aseguró que el nuevo cepo cambiario, conocido este domingo por un decreto de necesidad y urgencia, «busca lograr mayor estabilidad cambiaria y proteger al ahorrista». Con la medida se habilitó a los bancos a extender su horario hasta las 17 horas durante el plazo de un mes.

Según informó Télam, con la medida «nadie está limitado para extraer dólares de sus cuentas, ni personas físicas ni jurídicas”. Tampoco hay ningún impedimento al comercio exterior, ni restricciones sobre viajes.

Con el decreto de necesidad y urgencia se estableció que las personas podrán comprar hasta 10 mil dólares por mes, y también girar ese monto al exterior, según fuentes del Banco Central.

En el caso de las “personas humanas”, tal la denominación jurídica para la “gente de a pie”, el BCRA estableció que éstas “no podrán comprar más de 10 mil dólares por mes, ni realizar transferencias de fondos de cuentas al exterior de más de ese monto.

En cuanto a las empresas, los exportadores tendrán que vender las divisas fruto de sus exportaciones en el mercado local dentro de un máximo de 5 días hábiles después del cobro o 180 días después del permiso de embarque (15 días para las commodities)

Pero el Banco Central explicó que “no hay restricciones para la importación o pago de deudas a su vencimiento”, pero las empresas “no podrán comprar dólares para atesorar”.

El DNU también establece que los tenedores de algunos títulos de la deuda pública con vencimiento original fuera de límite, podrán dar estos títulos en pago para cancelar obligaciones de la seguridad social, como aportes y contribuciones, vencidas y exigibles al 31 de julio de 2019.

En este marco, los bancos estarán habilitados para extender su horario hasta las 17 horas por un mes.

En sus considerandos, la norma explicó que “ante diversos factores que impactaron en la evolución de la economía argentina y la incertidumbre provocada en los mercados financieros, el Poder Ejecutivo Nacional se vio en la necesidad de adoptar una serie de medidas extraordinarias tendientes a asegurar el normal funcionamiento de la economía, sostener el nivel de actividad y empleo y proteger a los consumidores”.

Estas medias buscan “fortalecer el normal funcionamiento de la economía, contribuir a una administración prudente del mercado de cambios, reducir la volatilidad de las variables financieras y contener el impacto de oscilaciones de los flujos financieros sobre la economía real”, agregó el DNU.