Colón visita a Independiente: distintos estilos pero con la misma necesidad

Son similares los momentos y las campañas. Ni Independiente ni Colón han logrado triunfos en la Superliga, pero siguen en carrera en sus respectivas copas. En el caso de los sabaleros, habiendo dejado en el camino al San Pablo y esperando por Junior. En el de los de Avellaneda, aguardando el gran choque por la Libertadores ante Independiente, del próximo miércoles.

Este último detalle es fundamental para entender algunas decisiones de Holan, el técnico. Si bien no cambiará en lo táctica y casi con seguridad tampoco lo hará en cuanto a la idea, hay jugadores que se reservan de cara al cotejo copero del miércoles.

Hasta en eso se parecen los momentos de ambos rivales, pues también Colón viene de caer en la Copa Argentina. Claro que el rival (San Lorenzo) merece otro tipo de análisis (no es de una categoría inferior como ocurrió con Independiente) y el del viernes pasado en Rosario fue un encuentro que dejó algunas conclusiones positivas para Domínguez.

Tanto es así, que el técnico ha resuelto, aunque nunca lo confirma con anticipación, que va a mantener el mismo equipo. Claro que esto ha quedado supeditado a la recuperación de Leguizamón, que está en el listado de viajeros y que ha tenido una gran evolución del esguince leve de tobillo izquierdo que lo puso en duda a principios de la semana.

El buen rendimiento de Chancalay y Mariano González, que fueron sustituidos sin mayores argumentos por Domínguez durante el encuentro con San Lorenzo, han posibilitado una mejora futbolística del equipo. Colón iba ganando jugando un buen partido, pero todo se desmoronó en los 25 minutos finales. San Lorenzo lo igualó, casi lo da vuelta (Burián le detuvo un penal a Blandi) y luego lo perdió en la serie de penales. Una lástima desde lo matemático, pero un buen síntoma en lo futbolístico.

Pero el de este sábado será un capítulo con necesidades para ambos. Tienen la mente puesta en las copas, pero no pueden descuidar el torneo local. La tradición de Independiente lo exige, y Colón también necesita empezar a sumar de a tres en la competencia vernácula. Por eso, la promesa de un partido con dos equipos que saldrán, quizás con estrategias distintas, a buscar el triunfo, está latente.