Colón : Ese juego que no llega

¿Qué es tener identidad? El significado indica que se trata del “conjunto de rasgos o características de una persona o cosa que permiten distinguirla de otras en un conjunto”. Esos rasgos o características son las que todavía busca Colón y no encuentra. O quizás sí, en los dos partidos ante San Pablo pero jugando con una línea de cinco defensores, a cerrarse bien atrás, achicando espacios cerca de su área y atacando de contragolpe. ¿Es la pretensión final de Domínguez?, está claro que no. Y cuando intentó que el equipo hiciera otra cosa, terminó sufriendo cuatro goles (los dos de Tigre y los dos de Atlético Tucumán), además de haber cosechado sólo un punto en esos dos encuentros.

Quizás la identidad buscada se asemeje a ese gran partido ante Racing de cierre de la Superliga pasada. O a los 30 minutos iniciales del partido contra Patronato en Paraná. Quizás. Allí hubo una participación determinante de los volantes. Pero si ni Alan Ruiz, ni Heredia o Mariano González, o en menor medida Estigarribia, logran una cierta continuidad y regularidad en sus rendimientos, se hará difícil. Porque al fútbol se juega con la pelota, el protagonismo se asume con la pelota y en todo caso, sin la pelota se pueden “controlar” algunas cosas (como lo hizo Colón contra San Pablo), pero nunca se podrá ser protagonista verdadero sin ella.

Domínguez no ha variado mucho los nombres. Ahora perdió vaya a saber uno por cuántos partidos a Fritzler por una lesión, como Estigarribia, Alan Ruiz y Correa son titulares indiscutidos para Domínguez. Si a eso le sumamos los cuatro de atrás, más el arquero, estamos en nueve de once. ¿Qué cambia?, un Heredia que viene jugando mucho desde el arranque y es otro a los que el técnico le da continuidad. Y después, la elección del esquema. Si juega con dos puntas, como ante Atlético, aparece un Leguizamón. Si no, como en el cierre de la temporada pasada y la apertura de la actual, es Alan Ruiz el que se vuelca como principal compañía para Correa.