Colón busca descubrir la victoria en Victoria

Otras dos “finales” en cuatro días para el Colón de Pablo Lavallén: domingo en Tigre y miércoles en Temperley. Un boleto en el Delta para intentar pasar a otra fase de la Copa Superliga y otra ilusión en el Beranger por la Copa Argentina ante Acassuso. Es por eso que Colón se fue de Santa Fe con 22 jugadores un sábado y no vuelve hasta el jueves de la semana que viene. La primera parada será a las 13.15 del domingo de Pascuas, la segunda a las 19.15 del 24 de abril en el sur del gran Buenos Aires. ¿El desafío?: más allá que podrá pasar empatando y ganando por penales en ambos casos, es poder ganar por torneos domésticos afuera de Santa Fe, algo que hace casi un año Colón no logra.

Si bien la salvedad marca que, en ese recorrido, llegó el zapatazo de Fritzler en el Morumbí y el 3-0 al Municipal de Perú, por los torneos criollos el Sabalero no gana desde el 14 de mayo del año pasado con el “Barba” Domínguez en el banco.

La última vez que Colón ganó fuera de Santa Fe fue el 14 de mayo del año pasado, cuando derrotó a Racing por 3-1, en el Presidente Perón de Avellaneda. Guillermo Ortiz, en contra, puso en ventaja al local, mientras que Marcelo Estigarribia, Marcelo Meli (en contra) y Javier Correa. En esa infartante última fecha, Colón necesitaba un combo de resultados ajenos y una batacazo propio.

Como se recordará, el once del “Barba” abrochó su clasificación a la Copa Sudamericana, en un encuentro donde Racing también necesitaba la victoria para llegar a la Copa Libertadores de América.

Después de ese golpe en el “Cilindro”, Colón no ganó más por campeonatos domésticos en el fútbol criollo. Incluso, terminó la última temporada regular de la SAF (Superliga Argentina de Fútbol) como “el peor visitante”. Jugó un total de 13 partidos, de los cuales empató cuatro y perdió nueve, con ocho goles a favor y 25 en contra, alcanzando apenas un 10.26 por ciento de rendimiento. Terminó abajo de todos, incluso de los que descendieron de categoría.

Es, sin dudas, el gran desafío de Pablo Lavallén: descubrir la victoria en Victoria. Claro que podría pasar empatando 0 a 0 y ganando en la tanda de los penales en el Delta. La llave es más que especial: si Colón pasa y Unión hace lo propio, podría darse el clásico de Santa Fe en la Copa Superliga.