Cinco mitos falsos sobre anticonceptivos femeninos

En la actualidad existe gran variedad de métodos anticonceptivos altamente efectivos y con muy bajo riesgo para mujeres. Sin embargo todavía acecha mucha desinformación al respecto.

Mito falso 1: «No podés quedarte embarazada si estás bajo algún método de control de la natalidad».

Ningún método anticonceptivo es infalible, ni siquiera la esterilización es 100% efectiva.

Mito falso 2: «Los anticonceptivos hormonales son tóxicos».

Todos los tipos de anticonceptivos hormonales tienen riesgos reales que debés analizar con un ginecólogo en el corto, mediano y largo plazo, pero eso no los hace tóxicos o malos para todo el mundo. Además, para algunas mujeres los beneficios superan largamente los riesgos, por ejemplo en aquellas con endometriosis, las cuales podrían tener un gran dolor menstrual sin su uso.

Mito falso 3: «Se debe tomar la píldora a la misma hora todos los días».

Depende de qué tipo de píldora tomes. Si tomás la que lleva progestágeno solamente, sí hay que tomarla a la misma hora todos los días, ya que sus efectos comienzan a desaparecer después de 26 horas. Pero si tomás la píldora combinada, que contiene progestina y estrógeno, hay más margen de maniobra. Esta píldora previene la ovulación, su efecto es más largo en el tiempo. La recomendación para que se tome a la misma hora tiene que ver más con crear un hábito para no olvidarse.

Mito falso 4: «No es seguro omitir períodos usando hormonas».

Algunas mujeres eliminan sus períodos omitiendo la última semana de las pastillas de placebo y saltando directamente a un nuevo paquete de pastillas anticonceptivas. Otros lo hacen dejando su anillo hormonal en su lugar durante cuatro semanas en lugar de tres. Y algunas formas de anticoncepción hormonal, como el DIU y el implante, pueden hacer que el período desaparezca por completo. Todo esto es totalmente seguro. Omitir los periodos no significa que el sangrado se vaya a acumular en el interior.

Mito falso 5: «Los DIUs pueden alterar tu fertilidad».

Los DIU tienen una mala reputación por causar infertilidad. Esto se debe, en parte, a uno utilizado en la década del ’70 que aumentó el riesgo de enfermedad inflamatoria pélvica, una infección grave que sí podía conducir a la infertilidad. Pero los DIU de la actualidad están hechos con materiales mucho más seguros y súper testeados.

Más allá de esto, el mejor consejo sobre anticonceptivos es el que te dará un ginecólogo estudiando tu caso en concreto y tus peculiaridades. Y es importantísimo recordar que los métodos hormonales no previenen el contagio de enfermedades de transmisión sexual.