Central Córdoba se sigue alejando

Luján y Central Córdoba se medían en un partido de necesitados. El local, llegaba con una racha de 9 encuentros sin ganar, recibirá a unos rosarinos que pretendían romper la seguidilla de tres sin victorias para no perder el tren de la discusión del campeonato. Sin embargo, ninguno de los dos pudo terminar con su situación, y dirimieron el choque con un empate que no le sirvió a ninguno de los dos.

El Tati Bustos Montoya pretendía aumentar la potencia ofensiva del equipo para llegar al gol, ubicando a Lucas Lazo como tercer delantero y jugando con tres puntas. Sin embargo, de poco le sirvió al Charrúa, que durante toda la jornada, poco hizo inquietar a un Diego Quirós que tuvo un partido muy tranquilo.

Quien sí tuvo trabajo fue Matías Giroldi, a quien el Lujanero atacó y bastante. El uno se lució para ahogarle el grito a Salomone en el primer tiempo, y en el complemento también se quedó con la más clara del partido, mano a mano con Llodra. Además, contó con la ayuda del travesaño en un disparo de Gonzalo Pérez que pedía gol.

Central Córdoba bajó su rendimiento esta vez, algo que no le había pasado en sus últimos cotejos. Más allá de no ganar, el Charrúa había sido superior en muchos pasajes a sus rivales, algo que este domingo no le pasó. Será momento de trabajar y revertir la situación el próximo fin de semana, cuando en el Gabino Sosa reciba a San Martín de Burzaco.