Central Córdoba : «Hay DT»

Central Córdoba resolvió en los últimos días del año quién se hará cargo de intentar levantar el plantel para pelear el ascenso en el 2019. Tras unas semanas de evaluación, finalmente se confirmó que Daniel Teglia será el entrenador del Charrúa para la segunda rueda del torneo de la Primera C.

La dirigencia decidió romper el vínculo con Claudio Pochettino una vez terminada la primera rueda, y luego de que el equipo no consiguiera una regularidad que le permitiera al menos estar en la pelea. Estando lejos de los puestos de Reducido, en barrio Tablado vieron necesario dar un volantazo para tratar de salvar la temporada.

Así fue que el principal apuntado desde un primer momento fue Daniel Teglia, quien evaluaba varias ofertas y por eso se dilataba su llegada. Finalmente, dio el sí, y se convirtió oficialmente en el nuevo director técnico de Central Córdoba.

Teglia conoce el club, ya que trabajó en las inferiores del Charrúa hasta que emigró a Arabia Saudita para trabajar con las selecciones juveniles. Además, supo dirigir a Rosario Central, tiene dos ascensos a la B Nacional: con Tiro Federal y con Racing de Córdoba. También dirigió a Douglas Haig, y ascendió a Guaraní Antonio Franco al Argentino A. Entre 2013 y 2015 se hizo cargo de las inferiores de Rosario Central como coordinador general.

“Yo había estado ligado al club. Estuve trabajando en el diseño del equipo en 2017, cuando estaba Ariel Cuffaro Russo y casi llegamos a lograr el ascenso. Así que la relación estaba, vivo cerca de la cancha, del barrio. Estuve un año afuera trabajando en Arabia, y eso me desligó del club, y ahora surgió esta oportunidad”.

“Son dos trabajos diferentes. Adaptarse a los jugadores, a la campaña que se hizo, hacer una lectura y tratar de optimizarlos. Un entrenador tiene distinta perspectiva de trabajo cuando elige la idea de juego, cada jugador, el sistema. Cuando un equipo viene con cierta estructura, tiene que tratar, mediante un diagnóstico, encontrar defectos y virtudes. Espero que nos lleve poco tiempo porque el torneo empieza en un mes y el objetivo es estar lo mejor posible para ese momento”.

“Estamos en eso. Hay jugadores que se están yendo por diferentes razones y el plantel es bastante corto. Nos ayudaría sumar dos refuerzos, es imprescindible contar con ellos en los puntos que hay que reforzar y en los que tenemos que estar atentos para que no tengamos complicaciones”.

“Conozco a la mayoría de los jugadores porque estaban del anterior período, de hecho, a muchos me tocó incorporarlos al club, hoy son titulares y se ganaron un espacio. Los vi por internet, pero no es suficiente, el día a día te enriquece para sacar conclusiones”.

“Siempre hay ilusiones cuando uno toma un trabajo. Los objetivos de máxima están, pero hay que ser realistas. Se han ido jugadores durante el año pasado, se ha visto al equipo comprometido, porque eran referentes. No sería malo el objetivo de entrar al octogonal y ponerse a pelear ahí. Tenemos un par de meses de competencia para ver en qué situación llegamos”.

“También hay objetivos a mediano plazo, que tienen que ver con ir diseñando un equipo ambicioso para el torneo siguiente. Porque la idea es poder incrementar el número con chicos del club, y que, en esa gimnasia del torneo, en lo que queda para completar hasta mitad de año, tengamos una lectura muy clara de los que estén en condiciones de armar un equipo con altas pretensiones para después. Ahora el octogonal es importante y nos pondría en situaciones de igualdad con todo. Pero también hay objetivos a mediano plazo, aunque parezca raro en el fútbol, hay que tratar de prepararse para todo: lo cercano, lo mediano y lo más lejos”.

“La gente del club bastante tiempo lleva intentando un ascenso. Mi experiencia me dice que no es por situaciones fortuitas que llegan esas cosas, sino que un proyecto más largo, más ambicioso, donde se puede ir construyendo de a poco. Las urgencias económicas ponen límites, pero hay chicos que necesitan partidos en el primer equipo para poder crecer y después desarrollar su potencial y aspirar a metas importantes. Esa es la perspectiva que tengo yo. Ojalá podamos pelear el octogonal y llegar ahí. Pero que esto necesita de más trabajo y de tener la inteligencia de ir construyendo jóvenes valores, identificados con el club, y poder armar durante seis meses un plantel compacto para tener el proyecto de ascender de una vez por todas”.