Central, caravana y descontrol: festejo con pintadas por toda la costanera

Los hinchas de Rosario Central continuaron con los festejos por la obtención de la Copa Argentina y realizaron una nutrida caravana desde el Gigante de Arroyito hasta el Monumento a la Bandera. Pero además de la alegría y el color, hubo descontrol: colectivos tomados, pintadas, otros daños contra el mobiliario público y privado.

Miles de simpatizantes ataviados con camisetas, banderas y sombrillas auriazules marcharon a pie, en bicicleta, en moto, en auto, en camiones y hasta parados sobre el techo de las unidades del transporte público que cubrían ese trayecto.

En el recorrido se escucharon canciones de cancha y decenas de bombas de estruendo, las cuales se replicaban.

Más allá de la celebración, válida y merecida para todo el pueblo canalla, la caravana dejó a su rastro varias señales de que en la Argentina el fútbol y más, al escudarse en la multitud es muchas veces sinónimo de liberación en todos los sentidos.

Durante la manifestación se multiplicaron las pintadas en paredes y mobiliario público, alusivas al título de Central y también con dedicatorias a Newell’s. Según denunciaron vecinos, también hubo algunos vehículos dañados.