Asesinan de varios disparos en la cabeza a tres hombres en la ciudad de Santa Fe

Tres hombres fueron asesinados a balazos en la cabeza en una casa ubicada en barrio Guadalupe Oeste, de la ciudad de Santa Fe. El sangriento ataque ocurrió cerca de las 23.30 de este miércoles. El dueño de la vivienda, en donde la Policía encontró una balanza de precisión y envoltorios de cocaína líquida, quedó detenido.

Por razones que se investigan, uno o más hombres ingresaron una casa situada en un pasillo de Risso al 1600 y abrieron fuego contra Pablo Daniel Lezano de 40 años, Dario Alfredo Ibáñez de 47 y Luis Martín de 60. Los cuerpos fueron encontrados en distintos lugares de la vivienda, con varios disparos mortales en el cráneo.

Diez minutos antes de que se desatara la balacera, el dueño de la vivienda había salido a comprar comida. Al llegar, se encontró con su cuñado y dos de sus amigos muertos.

“Ese hombre dijo que unos desconocidos entraron a su casa y mataron a sus amigos cuando él fue a comprar pizzas y que encontró la puerta abierta”, relató una fuente del caso.

El hombre, que sería familiar de Lezcano , fue trasladado a una dependencia policial y puesto a disposición de la fiscal de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Ana Laura Gioria, sobre quien recayó la investigación.

Entre las primeras medidas, la fiscal ordenó que se revisen las cámaras de seguridad de toda la zona y se entreviste a los vecinos para intentar avanzar en la causa, además de patrullajes y rastrillajes en barrios del noroeste de la ciudad.

En cuanto a la cocaína hallada, los voceros señalaron que no se había determinado la cantidad pero que fueron convocados detectives de antidrogas de la Policía de Investigaciones (PDI) para intentar determinar si hay una conexión narco con los asesinatos.

En la escena del crimen trabajaban policías del área Homicidios de la PDI, oficiales de la Inspectoría Zonal, de la comisaría Octava, que tiene jurisdicción en ese barrio, del Comando Radioeléctrico y de la Policía de Acción Táctica.

La fiscal Gioria ordenó que el dueño de casa continúe detenido y que los tres cadáveres sean remitidos a la morgue judicial para la realización de la correspondiente autopsia.