Arrancó Lavallén con dos soldados menos

El ciclo de Pablo Lavallén arrancó primero ayer y siguió hoy con el mejor y renovado ánimo. Es que Colón mejoró un ciento por ciento sin Comesaña, le jugó de igual a igual al mejor equipo de la Superliga y no le ganó a Racing por los groseros errores de Baliño. Ahora, Lavallén debe preparar la tropa para tres batallas en apenas ocho días y todo parece indicar que se quedaría por estas horas con dos soldaditos menos. Es que Alex Vigo y Gabriel Esparza, lesionados, quedarían afuera del viaje a Mar del Plata.

Por ahora, el ex DT de San Juan, Belgrano y Tucumán aprovechó para tener charlas de todo tipo con los jugadores: grupales e individuales. El otro jugador a seguir, claro está, es el “Pelado” Matías Fritzler, que incluso se la bancó y jugó el sábado con un dedo del pie fisurado. Hoy se realizarán todos los estudios médicos correspondientes para tener una panorama más claro.

Como se sabe, Lavallén asume en medio de una seguidilla que tendrá al menos tres partidos determinantes en apenas ocho días:

— Este viernes 15, a las 21, contra Aldosivi en el estadio José María Minella de la ciudad de Mar del Plata.

— El martes 19, desde las 21.30, en el Estadio Nacional de Lima contra Deportivo Municipal de Perú por el partido de ida en la Copa Sudamericana 2018.

— El sábado 23, desde las 20, contra San Lorenzo en el Brigadier López (es el partido postergado en su momento por el tema de la intoxicación masiva del plantel).

Si bien Lavallén necesita un par de días más para definir la estrategia deportiva entre la Superliga y la Copa Sudamericana, no sería raro que el nuevo entrenador ordene una rotación para no agotar la misma base de jugadores. Mucho más por cómo viene este plantel en el aspecto físico, otro de los puntos débiles del paso de Comesaña por Santa Fe (ya debe ser récord en cantidad de jugadores lesionados).