Alta tensión entre San Lorenzo – Huracán

En la reunión que se desarrolló en Superliga para definir una nueva fecha para el encuentro entre San Lorenzo y Huracán, Alejandro Nadur, presidente del Globo, mostró todo su enojo por cómo trataron el partido y las postergaciones.

La tensión llegó a tal punto que Nadur pidió no sentarse junto a Matías Lammens (es uno de los miembros de Superliga) y el presidente de San Lorenzo se tuvo que ir.

Cuando Lammens se retiró, el máximo dirigente de Huracán manifestó su bronca ante las autoridades por la suspensión y presentó un escrito en el que Seguridad no prohibía la realización del encuentro. Así, acusó a San Lorenzo de manipular la decisión de la organización.

El clásico se tenía que jugar el domingo, pero no se disputó debido a la reprogramación para ese día de la segunda final de la Copa Libertadores entre River y Boca.

Huracán explica que lo llamaron el domingo desde Superliga para decirle que el partido contra San Lorenzo se jugaba lunes o martes de acuerdo al estatuto y de golpe, ante la negativa de Lammens de no jugarlo entre semana porque tenía todas las entradas vendidas, Superliga determinó no jugarlo. ¿Qué adujo? No tener la recomendación de Seguridad.

Debido a que la dirigencia del Globo manifestó tener el aval de Seguridad (es lo que presentó) para que el partido se jugase, en Parque Patricios consideran que San Lorenzo manipuló la decisión. La postura de Huracán es jugarlo este año y por ahora el clásico no tiene fecha. San Lorenzo quiere pasarlo al 2019.