Al Charrúa se le escapó sobre el final

Central Córdoba tenía la oportunidad de quedarse a un punto del ingreso al Reducido si vencía en casa ante Ituzaingó. Pero el equipo no tuvo una buena tarde, y más allá de que comenzó ganando, con gol de Lucio Cereseto, no pudo liquidarlo, ni siquiera con el penal que tuvo al inicio del segundo tiempo, y el León se lo empató a poco del final.

No fue un buen primer tiempo el de Central Córdoba. Ituzaingó fue quien dominó más las acciones y quien tuvo más la iniciativa. Al Charrúa se le hacía difícil coordinar sus ataques, y el León, con poco, parecía ser un poco más. Pero promediando la primera etapa, el local se puso en ventaja gracias a la jerarquía individual que ostenta el elenco rosarino.

Iban 27 cuando Lucio Cereseto aprovechó la que tuvo, y con un remate cruzado desde la izquierda puso el primero en el marcador. Con la victoria, Córdoba se mostró un poco más firme, y, aunque no alcanzó a mostrar una superioridad que justificara el triunfo parcial, se fue al descanso ganando con un poco más de buen funcionamiento.

En el comienzo del complemento, el Charrúa tuvo opciones para ampliar. Primero, a los dos minutos, cuando el arquero bajó a Tedesco en el área y el juez dio penal. Pero Lucas Bracco tiró el remate por encima del travesaño. Luego, a los 11, otra vez la Gata tuvo una aprovechando un mal pase atrás, pero su definición se fue abierta al primer palo.

Corrían los minutos y el Charrúa no lograba liquidar el juego. Poco a poco se fue metiendo en su campo, y dejaba correr a Cereseto y Tedesco, que poco podían hacer sin compañía. Ituzaingó vio el espacio que dejaba el local y fue creciendo, casi como pidiendo permiso, y a falta de tres le empató el encuentro.

Fue casi una carambola, luego de un pase profundo, al borde del área. Juan Manuel López quiso cortar, pero la pelota rebotó en el delantero que buscaba quedar mano a mano con un Giroldi que achicaba. Kevin López se llevó por delante el rechazo y la pelota se filtró por encima del arquero al fondo de la red.

Así, al Charrúa se le escaparon dos puntos que eran importantísimos pensando en el sueño del ingreso al Reducido. De quedar a una unidad, pasó a quedar a tres, y aún a la espera del resultado de Victoriano Arenas. Era la fecha para ganar, no se pudo, y el sin sabor será grande. El viernes, habrá revancha ante El Porvenir.