Al Charrúa se le corto la racha

Central Córdoba de Rosario venía en levantada después de bajar a un rival complicado como Sportivo Italiano, pero sabía que la visita a General Rodríguez podía tener sus riesgos, dado que Leandro N. Alem se hace firme en casa y venía en un buen momento. Al Charrúa le faltó fortuna, le pegaron en los momentos justos y le terminó saliendo todo muy caro.

Iban apenas 10 minutos cuando el árbitro sancionó un penal dudoso a favor del Lechero. Los jugadores del Charrúa reclamaron, dado que sentían que no le habían cobrado uno claro a favor y le cobraban uno poco claro. De nada sirvieron las protestas, porque Víctor Meza cambió la pena por gol. La cosa se le ponía cuesta arriba al Azul.

Durante los próximos minutos, el equipo del Barrio Tablada intentó hacer pie y recuperarse, pero recibió una mala noticia sobre los 30: Pablo Saucedo, una pieza clave del medio campo, debió salir lesionado. Los de Pochettino perdieron ahí el medio campo, empezaron a perder en todo el campo de juego y llovieron los ataques del local.

A Central Córdoba le tomó un rato acomodarse, y le terminó saliendo caro: con dos centros en tres minutos, el Lechero pasó del 1-0 al 3-0. Fueron dos jugadas muy similares, dos pelotas paradas desde la izquierda del ataque local. Nadie pudo sacar del área esos pelotazos, y Buono aprovechó el primero y Rogoski el segundo. Dos regalos que no se pueden dejar ante estos rivales.

Sobre el final del primer tiempo, Ferrari pudo descontar, pero no pudo definir bien entrando por el segundo palo. Luego del descanso, Central Córdoba salió con otra cara, pero se chocó de frente con la eficacia del Lechero, que en tres minutos aumentó la diferencia con un cabezazo de Víctor Meza. Para coronar el mal momento, una mano en el área se convirtió en un nuevo penal para el local, que el propio Meza cambió por el 5-0.

Y cuando parecía que nada podía empeorar, Lucio Cereseto disparó y sintió un tirón, por lo que debió salir, en el segundo cambio por lesión del Charrúa en el encuentro. Stracchia reemplazó al goleador. Aunque buscó, con mucha dignidad, el descuento. No era la tarde para Central Córdoba. Todo le salió mal a los rosarinos.

Habrá que dar vuelta pronto la página, porque el panorama después de un 5-0 en contra es muy duro. El Azul tendrá un largo viaje de regreso, habrá mucho por charlar por delante para poder recuperarse y volver a ser el equipo que supo sobreponerse a la mala racha del comienzo.